30 de julio de 2007

Guatemala.- Relacionan a un diputado con la muerte de los tres miembros salvadoreños del PARLACEN y su chófer

CIUDAD DE GUATEMALA, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un ex diputado guatemalteco mantuvo numerosas comunicaciones telefónicas con los tres parlamentarios salvadoreños del Parlamento Centroamericano (PARLACEN) que murieron asesinados en Guatemala junto a su chófer el pasado 19 de febrero.

Un asesor en investigación del ministerio de Gobernación confirmó la existencia de llamadas entre estos y afirmó que el caso ya está en manos del ministerio Público.

En concreto hay constancia de 307 llamadas telefónicas que los acusados de asesinato de los tres parlamentarios salvadoreños y su chófer, indican que el ex diputado de la UNE, Manuel Castillo mantuvo comunicación con ellos y también con integrantes de Jalpatagua. Antes y después del crimen se registraron hasta ocho números de teléfono de El Salvador, según informa el diario guatemalteco 'La Prensa Libre'.

La primera hipótesis relacionó la muerte de los tres diputados salvadoreños del PARLACÉN con el narcotráfico. Al parecer la orden de asesinarlos procedía de Jutiapa y posteriormente se detuvo a cinco miembros de esa banda en relación con el crimen.

Sin embargo, el autor intelectual del múltiple asesinato era una incógnita hasta que finalizó la investigación sobre el flujo de llamadas telefónicas. El análisis, al que tuvo acceso el citado diario, señaló directamente a un ex diputado independiente por Jutiapa. Se trata de Manuel Castillo, que fue expulsado de la UNE por presuntos vínculos con el narcotráfico.

El análisis del registro de llamadas trata de demostrar el vínculo existente entre los implicados, que ascienden a 10, entre parlamentarios, policías y narcotraficantes, antes y después del suceso. "El objetivo del análisis que hizo la Fuerza de Tarea del ministerio es que sirva como prueba ante el tribunal, pero también se lo entregamos al jefe del FBI para toda Centroamérica", afirmó el asesor en investigación del ministerio de Gobernación, Víctor Rivera, quien confirmó que el caso ya está en manos del ministerio Público.

Según los expertos de la investigación, la coincidencia entre los tiempos en que se cometió el crimen, las llamadas telefónicas y la ubicación de los implicados es determinante para probar la culpabilidad en el asesinato de los diputados Eduardo D'Aubuisson, William Pichinte, José Ramón González y su chófer, Gerardo Napoleón Ramírez. Lo que también ha quedado reflejado es que no existió equivocación alguna, según el citado diario.