8 de octubre de 2007

Guyana.-Indígenas de Guyana prohiben a los mineros y leñadores entrar al Amazonas y anuncian estrategia conservacionista

SAN JUAN, 8 Oct. (EP/AP) -

Un grupo de indígenas en Guyana, apoyado por un decreto gubernamental, prohibió hoy que los mineros y leñadores ingresen a una zona de la selva del Amazonas y ha prometido emprender una estrategia económica basada en el turismo ecológico, la investigación y las artesanías.

El líder de los Wai Wai dijo que la etnia tiene un plan para administrar la zona en el sur de Guyana, cerca de la frontera con Brasil, con el objetivo de preservar los bosques, generar empleos e impedir que los jóvenes emigren a las ciudades.

"Queremos proteger esta tierra para nuestra forma de vida y también para las futuras generaciones", dijo el jefe del grupo, Cemci Sose, entrevistado por teléfono desde Bariloche, Argentina, donde anunció la declaración de la zona protegida durante el segundo Congreso Latinoamericano de Parques Nacionales y Otras Areas Protegidas.

Los Wai Wai recibieron el control de 6.200 kilómetros cuadrados (2.400 millas cuadradas) de bosques tropicales y planicies, por un decreto del gobierno de Guyana en 2004. La zona es hábitat de varias especies en peligro, incluido el jaguar, la rana azul venenosa y el guacamayo escarlata.

Bajo los términos del plan delineado en la conferencia, algunos de los 200 Wai Wai se prepararán para ser guardabosques o para ayudar a que los investigaciones estudien la flora y la fauna de la selva. El grupo desarrolló la estrategia con el gobierno de Guyana y el organismo Conservation International, con sede en Washington, que creó un fondo de un millón de dólares para apoyar las actividades en la zona.

Sose manifestó su temor de que las tierras sean destruidas por los mineros que habrían ingresado al territorio de los Wai Wai de manera ilegal desde Brasil.

La región ha permanecido prácticamente intacta, salvo por algunas operaciones pequeñas de minería, pero la presión para realizar construcciones ahí se intensificaría, mientras Guyana se prepara para pavimentar un camino vecinal que une al país con Brasil. No está clara la forma en que la prohibición se haría cumplir, ni cuántos mineros o leñadores se encuentran actualmente en la zona.

El área protegida incluye la vertiente del principal río de Guyana, el Esequibo, y forma parte de una zona de selva amazónica que se extiende a través de las fronteras internacionales y abarca más del 25 por ciento de los bosques húmedos tropicales que quedan en el mundo.

"La parte realmente emocionante es que la comunidad indígena es dueña de esto, y que lo logró por sí misma", dijo la vicepresidenta del programa de Conservation International en Guyana, Lisa Famolare.

Los Wai Wai fueron la primera etnia indígena que recibió en propiedad tierras donde tradicionalmente se habían asentado, bajo los términos de un programa gubernamental en esa antigua colonia de Holanda y Gran Bretaña. Los grupos nativos poseen actualmente un total de 93 títulos, que representan 14 por ciento del territorio guyanés, dijo Carolyn Rodrigues, ministra de Asuntos Amerindios del país.

En octubre los Wai Wai se convirtieron en el primer grupo que declara su territorio un área de conservación propiedad de la comunidad, término reconocido en una legislación del gobierno, pero Rodrigues consideró que otras etnias podrían seguir ese ejemplo.

El grupo indígena vive principalmente en chozas con techos de paja, pero la aldea de Masakenari tiene algunas estructuras modernas, incluida una escuela donde los niños hablantes de Wai Wai aprenden inglés, de acuerdo con los conservacionistas.

A medida que ha aumentado su contacto con el exterior, la población se ha reducido respecto de unos 240 habitantes en los años recientes. La modernidad ha atraído a los jóvenes, muchos de los cuales han emigrado.

Sose confió en que las perspectivas de trabajo convencerán a algunos para volver. "Cuando la gente sabe del dinero, busca trabajo y se muda a Brasil o se asienta en el exterior", dijo.

Aunque ha invitado a investigadores extranjeros y otros visitantes, el grupo no quiere turistas dentro de su aldea. En vez de ello, los Wai Wai están restaurando una aldea cercana que fue inundada y abandonada en el 2000, a fin de mostrar ahí su producción de canastos tradicionales, joyería y delantales de cuentas, dijo Famolare.

Con la asesoría técnica de Conservation International, el grupo ha completado un plan de administración y edificación de largo plazo, y comenzará a definir un presupuesto en enero. "Mi gente está feliz", dijo Sose. "Queremos trabajar sólo para mantener a nuestras familias".