1 de octubre de 2008

Haití.- ACH alerta de que el huracán 'Ike' se "ha cebado" en Gonaives, cuya población "lo ha perdido todo"

MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

La organización humanitaria Acción contra el Hambre (ACH) alertó hoy de que el huracán 'Ike', que pasó hace dos semanas sobre Haití, "se ha cebado" fundamentalmente en la zona de Gonaives y en la región de Artibonite, cuya población "lo ha perdido todo".

En un comunicado, la organización no gubernamental informó de que más de 13.000 casas han quedado dañadas o destruidas y 65.000 familias afectadas. La red de agua en la ciudad, ya dañada antes de la llegada de los cuatro huracanes, está ahora totalmente inutilizada, ya que el agua está contaminada y no es apta para el consumo.

Aparte, desde el comienzo de la catástrofe más de 150.000 personas de Gonaives, una de las más afectadas por las inundaciones, ha buscado protección en los barrios situados más al norte en refugios improvisados como iglesias, escuelas o edificios públicos, así como en chozas o en casas de parientes. Muchas infraestructuras han quedado destruidas o dañadas, como puentes y carreteras, y la ciudad de Gonaives ha permanecido aislada durante varios días, prosiguió ACH.

Entre las numerosas consecuencias inmediatas a las que se que enfrentan los equipos de Acción contra el Hambre son muchos los casos de diarrea debido a una prolongada falta de acceso a agua y alimentos. "Los precios de los alimentos aumentan mientras la población lo ha perdido todo", manifestó la organización.

Según ACH, si bien la ciudad se está recuperando lentamente del trauma, la vida cotidiana está tratando de reanudar su curso. Sin embargo, los residentes de Gonaives "lo han perdido todo, ganado menor, las reservas de alimentos, hogares destruidos o inundados", afirmó.

La emergencia ahora se centra en la limpieza de calles y casas para los desplazados con el fin de que puedan regresar a sus hogares. Sin embargo, existe una escasez de equipos, según la organización. Los alimentos y productos básicos (arroz, maíz, aceite o frijoles) todavía no están disponibles en los mercados de la ciudad o en los alrededores y sus precios están aumentando rápidamente principalmente a causa del encarecimiento del transporte, ya que muchas de las carreteras continúan cortadas.

Además, en las zonas rurales, los cultivos han quedado completamente devastados, "un balance desastroso que sin duda repercutirá en el precio de los alimentos a medio plazo, cuando la población tenga que recurrir a ellos para abastecerse", alertó la ONG.