12 de enero de 2014

Haití.- La OEA sostiene que aún queda "mucho por hacer" en Haití y que su trabajo para recuperarse ha sido "inspirador"

WASHINGTON, 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Organización de los Estados Americanos (OEA) mantiene que aún queda "mucho por hacer" en Haití, cuatro años después del devastador terremoto que azotó el país, pero que los esfuerzos acometidos para salir adelante hasta ahora han sido "inspiradores", según ha afirmado su secretario general, José Miguel Insulza.

"Hemos visto al Gobierno y al pueblo de Haití perseverar, superar obstáculos, encontrar oportunidades y lograr resultados. Hoy en día, aunque queda mucho por hacer, Haití muestra resultados concretos y el camino ha sido inspirador", señala Insulza en un comunicado de la OEA, que reconoce que todavía queda "un largo camino por delante".

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en la actualidad más de 146.000 personas se encuentran en una situación de extrema vulnerabilidad en los 271 campos de desplazados donde viven en pésimas condiciones.

Insulza destaca el apoyo brindado por el sector privado, los socios internacionales y la OEA, que ha centrado sus esfuerzos "desde la facilitación del comercio y el desarrollo de negocios, hasta el turismo y la educación".

Sobre la situación política por la que atraviesa Haití, Insulza dice sentirse "alentado" por las medidas adoptadas por las autoridades haitianas para celebrar unas "necesarias" elecciones municipales y al Senado "tan pronto como sea posible". Tarea para la que el secretario genera de la OEA ha ofrecido su ayuda.

Cuatro años después del desastre, Cruz Roja ha asegurado que en Haití el "contexto social sigue siendo complejo". "Sigue necesitando transformaciones estructurales para que se produzcan cambios sólidos y duraderos que generen una verdadera recuperación: mejora del empleo, de las oportunidades educativas y la cobertura de servicios, como las infraestructuras y la salud", según un comunicado emitido el pasado viernes.

Más de 250.000 personas perdieron la vida en el terremoto de enero de 2010, de 7,3 puntos en la escala Richter, 300.000 resultaron heridas y la cifra de afectados superó los dos millones. En 72 horas, diferentes unidades de emergencia del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja se desplegaron en Haití, un país que ya era uno de los más pobres del mundo antes del desastre natural.