18 de diciembre de 2006

Haití.- La ONU destinará 14 millones a impulsar el sector agrícola en Haití, un país azotado por los desastres naturales

ROMA, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Organización de las Naciones unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) destinará 14 millones de dólares al sector agrícola en Haití, después de haber tenido que hacer frente en los últimos meses a una variedad de fenómenos naturales como huracanes, inundaciones, sequías y otros desastres naturales que han frenado su desarrollo hasta prácticamente estancarlo.

"La Dirección de Operaciones de Emergencia y Rehabilitación de la FAO proporcionará apoyo técnico para relanzar la recuperación del sector agrícola y fortalecerlo", explicó la experta de la FAO Fernanda Guerrieri.

Esta partida de la FAO se enmarca dentro de los fondos, por un valor de 97,9 millones de dólares, que nutren el programa 'Llamamiento transitorio de Naciones Unidas 2006-2007 para la estabilización de Haití', un proyecto presentado hoy para atender prioritariamente a las necesidades humanitarias y socioeconómicas de los haitianos.

"Nuestra acción continuará en cinco áreas principales: distribución de semillas, aperos y fertilizantes; producción de hortalizas en zonas urbanas; vacunación animal; rehabilitación de pequeñas infraestructuras como depósitos de agua, sistemas de irrigación, presas, protección de los márgenes de ríos, y gestión y mitigación de desastres, incluyendo la conservación del suelo y reservas de semillas", subrayó Guerrieri.

El llamamiento de la ONU busca impulsar una estrecha colaboración con las instituciones nacionales y las organizaciones no gubernamentales en un intento de reducir la vulnerabilidad de la población y garantizar una mejor preparación ante los desastres naturales. "La FAO gastó en Haití cerca de 5,7 millones de dólares estadounidenses en actividades de emergencia y rehabilitación durante el periodo 2004-2006", recordó.

Dos tercios de los ocho millones de habitantes hatitianos vive en zonas rurales, siendo Haití uno de los países más pobres del mundo, y más del 75 por ciento de la población vive por debajo de la línea de pobreza, con menos de dos dólares diarios al día. El índice de crecimiento de la población ronda el 2,5 por ciento anual, y la esperanza media de vida es de 55 años. La mortalidad infantil es del 80 por 1.000, mientras que la tasa de desempleo se aproxima al 50 por ciento.

Además de los índices económicos desfavorables, Haití tiene un grave problema de deforestación. Mientras que en 1923 los bosques cubrían cerca del 60 por ciento de su superficie, la de hoy se reduce al 2 o 3 por ciento. La razón principal es que muchos haitianos dependen de la madera y el carbón vegetal como fuente principal de combustible.

Sin embargo, la deforestación conlleva también la erosión del suelo, perjudica al rendimiento agrícola y origina peligrosos corrimientos de tierra. Pero además, la ausencia de la cubierta arbórea significa que huracanes, tormentas tropicales y lluvias torrenciales se cobran importantes daños materiales y humanos.

En septiembre de 2004, casi 3.000 personas fueron víctimas del huracán Jeanne, mientras que este año el huracán Ernesto provocó pérdidas agrícolas por valor de más de cinco millones de dólares, pérdidas que se vieron agravadas por las inundaciones de cientos de hectáreas.