21 de enero de 2010

Haití.- UNICEF afirma que las llamadas internacionales para la adopción de niños de Haití pueden ser "contraproducentes"

Advierte de que pueden fomentar el abandono de niños por parte de familias pobres y generar un "negocio" para el crimen organizado

MADRID, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha advertido de que los llamamientos internacionales para la adopción de los niños de Haití pueden ser "contraproducentes" para el futuro de los menores en el país, ya que pueden fomentar su abandono en centros de acogida por parte de las familias sin recursos y generar un "negocio" para el crimen organizado. Por eso, aseguró, la adopción debe ser "el último recurso" en la gestión de la situación de los niños afectados por el terremoto del pasado 12 de enero.

El "perfil humanitario de muerte y destrucción de viviendas" de la crisis generada por el seísmo "afecta especialmente a los niños", en especial a los "niños perdidos que vivían en instituciones de acogida que han quedado destruidas", declaró este jueves a Europa Press el antiguo representante de UNICEF en Haití y actual responsable de la organización en Guatemala, el español Adriano González Reguera.

Por una parte, explicó, "muchos de ellos, los menos pequeñitos, se están desplazando hacia otras zonas donde creen que pueden encontrar ayuda". Por otra, muchos niños se encuentran "sin familia y sin referencias", como es el caso de "los 200.000 niños que estaban de 'empleaditos domésticos', casi esclavizados". Las organizaciones humanitarias como UNICEF, Save the Children y Cruz Roja, aparte de brindarles apoyo en materia de salud y nutrición, están participando en la labor de identificación de los niños e intentando rastrear, a través de ellos, el paradero y la identidad de sus "familiares y seres próximos", señaló.

En todo caso, advirtió González, "la adopción internacional debe ser la última solución". "Hay familias sin recursos que si saben que hay centros para entregar a los niños, los van a entregar", explicó. Aparte, la adopción puede suponer un "negocio" para el crimen organizado en este "país sin control". "Por ello, las llamadas a la adopción internacional pueden ser contraproducentes", manifestó.

VIOLENCIA Y RECLUTAMIENTO DE JÓVENES

Otra de las posibles consecuencias del terremoto es que puede convertir a los menores de edad "en las primeras víctimas, pero también en los perpetradores, de la violencia". Haití, en su origen, era "una sociedad pacífica basada en el diálogo" que ha evolucionado "hacia una sociedad basada en la confrontación y que usa la violencia para solucionar los problemas", explicó Adriano González, quien ejerció de representante de UNICEF en Haití entre 2005 y 2008.

La situación de emergencia creada por el terremoto, junto a la "pobreza extrema altísima" que ya sufría antes el país, puede conducir a que las bandas armadas recluten a jóvenes, "sobre todo adolescentes varones". Este fenómeno puede dispararse "sobre todo en las zonas urbanas de Puerto Príncipe, pero también en las zonas rurales", ya que, recordó, Haití es un "país pequeño, del tamaño de Galicia".

En estas condiciones, el país corre el riesgo de volver a la violencia que caracterizó al periodo 2004-2007. Por ello, advirtió, es necesario que el Estado, "débil, pero democráticamente elegido", reciba apoyo internacional para controlar la situación y para que la violencia deje de ser un "factor de atracción para jóvenes sin recursos y con problemas incluso para comer cada día".