Los 8 hechos más atroces de la dictadura de Pinochet

Los 8 hechos más atroces de la dictadura de Pinochet
11 de septiembre de 2018 WIKIPEDIA

   SANTIAGO DE CHILE, 11 Sep. (Notimérica) -

   El régimen de Augusto Pinochet en Chile (1973-1990) es una de las dictaduras más atroces de la historia. A pesar de que en su momento muchos defendieron su legitimidad por el crecimiento económico que se experimentó en Chile, lo cierto es que durante los 17 años que el general estuvo en el poder sumió al país en la época más oscura de su existencia.

   En un principio, su ascenso del chileno fue apoyado por grandes potencias internacionales como Estados Unidos, quienes pretendían acabar con la expansión del comunismo a toda costa. Pinochet era todo lo contrario al comunismo, pero también era todo lo contrario a la dignidad humana.

Este año se cumplen 45 años del inicio de este sangriento periodo. Por ello, en Notimérica, hacemos un repaso a este capítulo de la historia del país iberoamericano exponiendo los 8 hechos más atroces de esta dictadura:

   ASESINATO DEL CANCILLER EN EEUU

   Tras el golpe de Estado que Pinochet perpetró en 1973 contra el gobierno del entonces presidente, Salvador Allende, su siguiente objetivo era acabar con el resto de miembros de dicha adminitración, en especial aquellos que se oponían a él y manifestaban su desacuerdo a escala internacional.

   Ese mismo año, el último canciller del derrocado gobierno de Allende, Orlando Letelier, fue asesinado en Washington durante un atentado en el que su coche voló por los aires a causa de una bomba lapa. Pasados 40 años de su muerte, la CIA revelaba las pruebas que ratificaban la implicación directa de Pinochet. Este fue el primer ataque en suelo estadounidense de la historia.

OPERACIÓN CÓNDOR

   En 1975 se empezó a gestar un plan internacional de colaboración entre las dictaduras militares de Chile, Brasil, Argentina, Paraguay, Bolivia y Uruguay --con la colaboración de Estados Unidos-- para acabar con las corrientes políticas de izquierda que estaban surgiendo en la región iberoamericana.

   Aquella operación, en la que Pinochet actuó como uno de los máximos dirigentes, dejó un terrible saldo de 50.000 muertos, 30.000 desparecidos y más de 400.000 presos.

   CAMPOS DE CONCERTACIÓN

   Al contrario de lo que se tiende a creer, Adolf Hitler no fue el único dictador que utilizó los campos de concentración como arma represiva contra aquellos que no compartían su ideología.

Pinochet también creó algunos campos de reclusión y en ellos encarceló a todo aquel que consideraba su oponente. Allí, las atrocidades que se cometieron rebasan los límites de toda imaginación. El actual Estadio Nacional de Santiago de Chile fue durante la dictadura el campo de concentración y tortura de prisioneros más 'emblemático'.

   

ARMAS QUÍMICAS

   El caudillo chileno no tenía bastante con las armas de fuego y los explosivos, así que experimentó con todo tipo sustancias químicas para lograr los resultados mortíferos que deseada. Utilizaba diferentes composiciones que ponían fin a la vida de sus objetivos en pocos segundos.

   El químico por excelencia del gobierno era Eugenio Barríos, quien tras huir en 1991 a Uruguay fue asesinado 4 años después por miembros del propio régimen chileno para que no desvelase las prácticas que había llevado a cabo bajo las órdenes de Pinochet.

   

COLONIA DIGNIDAD

   El chileno se inspiró en los nazis para la construcción de sus campos de concentración y, además, colaboró con ellos para construir una serie de enclaves de torturas donde se castigaba a cualquiera que se mostrase contrario a alguna de las dos dictaduras.

   En 1961, al margen del gobierno de Salavador Allende, se construyó en el sur de Chile el enclave conocido como 'Colonia Dignidad', donde el ex enfermero nazi del ejercitó alemán, Paul Schafer, martirizó a cientos de ciudadanos antes y durante el régimen del dictador, quien dio su autorización para que estas infraestructuras se mantuviesen vigentes bajo su mandato a través de su policía secreta, la DINA.

   

   SOSPECHOSAS DESAPARICIONES

   La mayoría de historiadores que han estudiado el caso de Pinochet aseguran que durante el régimen más de 40.000 personas desaparecieron víctimas del régimen.

   Esta tremenda represión, que Pinochet ordenó y que parecía estar presente en cada rincón del país, obligó a más de 30.000 personas a exiliarse.

   

CREACIÓN DE LA DINA

   La Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) fue el cuerpo de policía secreta que estuvo vigente durante cuatro de los 17 años de la dictadura de Pinochet, desde 1973 hasta 1977. Su misión era atemorizar a la población y acabar con todo aquel que considerasen oportuno. Los asesinatos, secuestros, abusos y las torturas formaban parte de sus labores diarias.

   Se cree que el miembro más sangriento de la DINA fue Ingrid Olderock, especialista en adiestrar perros para que éstos posteriormente violasen a sus prisioneros.

   

ABERRACIONES CONTRA LOS ESTUDIANTES

   El 2 de julio 1986 se organizó en Chile una jornada de paro nacional para protestar contra la situación político-social que se vivía en el país.

   De entre todos los actos represivos que el ejército pertrechó aquel día han pasado a la historia los cometidos contra el fotógrafo Rodrigo Rojas y la estudiante universitaria Carmen Gloria Quintana, quienes fueron rociados con gasolina y, posteriormente, quemados por el simple hecho de apoyar la protesta social que estaba teniendo lugar.