31 de julio de 2015

La historia de Pay de Limón, el perro mutilado por narcos mexicanos

   MÉXICO D.F., 31 Jul. (Notimérica) -

   Se llama Pay de Limón y sus prótesis delanteras le permiten correr y jugar como cualquier perro. El animal vive ahora una vida feliz, pero no siempre fue así. En 2012, fue encontrado en un contenedor en Fresnillo, en el estado mexicano de Zacatecas, sangrando y sin patas delanteras tras haber sido torturado y mutilado por una banda criminal.

   El perro fue llevado al refugio de animales 'Milagros Caninos', un lugar en México D.F. donde acogen a animales en situaciones extremas: con cáncer, sin patas, ciegos, sordos, torturados, paralíticos, quemados... y les dan la oportunidad de tener una vida mejor.

   En el refugio, Pay de Limón fue sometido a tratamientos para curar su estado físico y a pruebas que pudieran aclarar cómo había llegado a tal situación. Las radiografías revelaron que el perro fue torturado por alguien experto, como parte de entrenamientos de una banda criminal. Sus patas habían sido mutiladas como una forma de practicar para después cortar dedos a personas.

   "Fue utilizado para entrenar, para practicar cuando le cortan los dedos a un ser humano. Cuando ya practicaron, porque esto está comprobado con unas radiografías que los cortes de Pay de Limón fueron perfectamente hechos por un experto, por un cirujano", dijo la fundadora de 'Milagros Caninos', Patricia Ruiz.

   Desde'Milagros Caninos' hicieron frente a la recuperación de Pay. El animal necesitaba prótesis que le permitieran caminar, pero el refugio no podía costear los gastos, por lo que se llevó a cabo una campaña de recaudación. Se consiguieron 6.000 dólares, con los que se encargaron unas prótesis a OrthoPets, en Denver.

   Se le colocaron las dos prótesis hechas con fibra de carbono y una capa interna acolchada, y aunque se trató de una recuperación gradual, tuvo buenos resultados: "Doloroso no fue, fue difícil que él se adaptara, pues no era parte del cuerpo. Pero créeme que yo estoy sorprendida que Pay de Limón en 15 días ya podía correr", aseguraba Patricia Ruiz.

RECUPERACIÓN PSICOLÓGICA.

   Pero la recuperación de Pay fue más allá de las heridas físicas. A nivel psicológico, el animal fue sometido a tratamiento con el objetivo de perder la inseguridad y el miedo a los humanos que había adquirido tras su traumática historia. Según contaba Osvaldo Vital Reyes, director médico de Milagros Caninos, al principio Pay "buscaba sitios alejados. Buscaba esconderse en las esquinas, cuando se acercaba una persona simplemente a verlo, hablarle, inmediatamente se iba a lugares más ocultos. Sus orejitas las hacía arriba, su cola la metía. Son características de que él tenía miedo y posteriormente fue cambiando".

   Pay de Limón hace a día de hoy, tres años después, una vida normal: camina, corre, salta, juega... Hace unos meses, el animal volvió a ser noticia por formar parte de 'Milagros Caninos', un libro publicado por Patricia Ruiz que recoge las historias de superación que, como Pay, han tenido que vivir otros animales.