23 de agosto de 2014

Un hombre disolvió en ácido a más de 300 personas por encargo del Cartel de Sinaloa

MÉXICO DF, 23 Ago. (Notimérica/EP) -

   Un macabro descubrimiento ha tenido lugar en la ciudad mexicana de Tijuana, donde se han descubierto restos de grasa humana, huesos y dientes de un número indeterminado de personas que parecían ser pedazos de roca marrón.

   Tal y como ha publicado BBC Mundo, estos restos pertenecen a personas desaparecidas en Tijuana, Baja California, en el marco de la llamada "guerra contra el narcotráfico" en México.

   El autor de todo esto es Santiago Meza López, un ex albañil que fue detenido en 2009 después de haber confesado haberse desecho de al menos 300 cuerpos. Junto con otros jóvenes se encargaba de hacer desaparecer los cadáveres que le entregaba una banda vinculada con el Cartel de Sinaloa con una mezcla de ácido, sosa y otras sustancias químicas.

   Esa mezcla líquida que quedaba se depositaba en aljibes, donde permanecieron varios años hasta que los encontraron los familiares de las víctimas. La mayor parte está bajo tierra, pero desde 2012, algunos restos se quedaron en la superficie después de las revisiones de la Procuraduría General de la República.

   Meza López no ha aportado más información, pues al ser preguntado por la identidad de los desaparecido, dijo que no reconoció a ninguno, que él solo recibía cadáveres.

   Desde entonces permanecen abandonados en una pequeña finca conocida como Ojo de Agua, en la zona oeste de Tijuana. Además de Ojo de Agua, han sido localizadas otras dos fosas clandestinas, conocidas como La Gallera y Loma Bonita.

   Las autoridades dicen que muchos de los que terminaron en las fincas son víctimas de la guerra por controlar una ruta de narcotráfico en la región. Sin embargo, también hay personas ajenas a esto, tales como secuestrados o asesinados por problemas menores.

   Desde 1990, Tijuana ha sido unas de las trincheras históricas de la disputa entre el cartel de Sinaloa y el que fundaron los hermanos Arellano Félix.