30 de noviembre de 2011

Honduras.- El Congreso autoriza el despliegue de militares en las calles para combatir la delincuencia en Honduras

TEGUCIGALPA, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Congreso de Honduras ha dado luz verde a los militares para que realicen operativos contra la delincuencia en las ciudades mientras se lleva a cabo la depuración de la Policía en medio de una escalada de violencia que todos los meses deja decenas de muertos.

El Ejército podrá patrullar las calles, efectuar registros, arrestos, decomisos y todas aquellas acciones que únicamente podía realizar la Policía, durante el período de emergencia que deberá decretar en los próximos días el presidente hondureño, Porfirio Lobo.

Los diputados aprobaron el martes con 109 votos a favor --de 128 legisladores que componen en Parlamento-- un decreto de interpretación del artículo 274 de la Constitución que faculta a las Fuerzas Armadas a cumplir funciones policiales, propuesta que fue presentada por el gobierno en medio de fuertes escándalos por la presunta implicación de policías en hechos criminales.

"Las Fuerzas Armadas pueden ejercer funciones policiales con carácter temporal en situaciones de emergencia que afecten a las personas y los bienes", precisa el decreto que contó con el visto bueno de todos los partidos representados en el Poder Legislativo.

Los uniformados podrán "participar de forma permanente en la lucha contra el narcotráfico y además cooperar en el combate al terrorismo, tráfico de armas y el crimen organizado" a solicitud de las autoridades competentes, agrega el texto legal.

Lobo se reunió el lunes con la cúpula policial para hablar sobre los escándalos que afectan a esa institución y exhortó al Parlamento a dar luz verde al decreto para frenar la violencia y desarticular las mafias que operan en las zonas urbanas de Honduras.

La Fiscalía investiga a decenas de policías que estarían relacionados con el crimen organizado, cárteles del narcotráfico, bandas de sicarios, organizaciones dedicadas al robo de coches, extorsión y tráfico de armas.

El mayor escándalo estalló el pasado 22 de octubre cuando un grupo de policías asesinó a dos estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras. Este hecho levantó una ola de repudio en la opinión pública y destapó otros casos en los que estarían involucrados decenas de efectivos.

Honduras figura en la lista de los países más violentos del mundo con 48 homicidios por cada cien mil habitantes, según un informe divulgado en octubre por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Lobo anunció esta semana que el PNUD se había ofrecido a capacitar a los militares hondureños para ejercer funciones policiales en las calles.