20 de noviembre de 2006

Honduras/Nicaragua.- Mueren 11 personas al caer un árbol sobre la iglesia evangélica en la que se encontraban

TEGUCIGALPA, 20 Nov. (EP/AP) -

Un estadounidense, dos hondureños y ocho nicaragüenses murieron aplastados hoy cuando un enorme árbol cayó sobre la iglesia evangélica en que estaban congregados en una localidad ubicaba cerca de un río que separa a Nicaragua de Honduras, informaron hoy autoridades locales.

"El gigantesco árbol cayó la tarde del domingo sobre el templo, donde habían más de 100 personas", informó el portavoz de la policía de Honduras, Rigoberto González.

"Las muertes ocurrieron en la aldea Lupuas, cuando era azotada por vientos huracanados causados por un frente frío", agregó. Lupuas es una localidad nicaragüense vecina al caudaloso río Coco o Segovia, que sirve de línea fronteriza entre ambos países. Esa localidad está más cerca de poblaciones hondureñas que de las ciudades principales de Nicaragua.

"Fue una tragedia que todos lamentamos", añadió el portavoz González. Dijo que uno de los fallecidos fue el misionero bautista Larry Wayne Poll, de 64 años y oriundo de Alabama, Estados Unidos, que dirigía la ceremonia religiosa. Informó que el cuerpo del estadounidense fue trasladado por la Cruz Roja a la morgue pública de Tegucigalpa.

González indicó que los ocho nicaragüenses muertos pertenecían a la etnia misquita que vive desde siempre en la frontera entre los dos países vecinos. No fue posible conocer sus identificaciones de inmediato. Identificó también a los hondureños fallecidos como los campesinos Luis Alberto Hernández, de 15 años, y José Efraín Sánchez, de 45.

Las autoridades nicaragüenses admitieron no saber del hecho. "No tenemos información", dijo el subcomisionado Ricardo Jiménez, de la Policía de Ocotal, capital de Nueva Segovia, provincia nicaragüense fronteriza con Honduras. Elizabeth Romero, de la Cruz Roja Nicaragüense, aseguró que tampoco sabía de lo ocurrido.