19 de octubre de 2007

Honduras.- Los principales medios informativos de Honduras denuncian la opresión del Gobierno a los medios

TEGUCIGALPA, 19 Oct. (EP/AP) -

Los principales medios informativos de Honduras denunciaron hoy que las políticas de comunicación del presidente Manuel Zelaya "son más próximas a la opresión que a la libertad", justo antes del asesinato de un periodista en el país.

La Asociación de Medios de Comunicación (AMC) y la Asociación Nacional de Radiodifusores de Honduras (Anarh) declararon en un comunicado que "empleando una estrategia de intimidación, (el Gobierno) trata de señalar como enemigos del actual orden de cosas a los medios que ejercen su derecho a criticar porque desnudan a la opinión pública los errores que se cometen en perjuicio del pueblo".

Según las asociaciones de periodistas, estos señalamientos son "ataques del Gobierno" y constituyen un atentado contra la libertad empresarial y la libre expresión. "Las presiones sistemáticas que se ejercen (contra los medios) son más próximas a la opresión que a la libertad", señalaron.

La AMC y Anarh afirmaron que "atacar de forma indiscriminada a los medios, por el hecho de no comulgar con ciertas políticas de Gobierno, nos luce como una desacertada idea de confrontar a los sectores y arrastrar al país a una situación anárquica (...)".

Ambos grupos mantuvieron que, en la reciente asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) en Miami, el mandatario "hizo un juicio equivocado al pretender definir como oligopolios de la maldad a quienes por muchas décadas hemos mantenido la estabilidad democrática de Honduras". Las organizaciones, que dicen agrupar a más de 400 medios del país, indicaron además que "un mandatario que desconozca la libertad de expresión no puede calificarse como garante de este derecho de los hombres libres".

Zelaya manifestó el lunes en la SIP que algunos duelos de medios tienen intereses en Honduras en bancos, salud, telecomunicaciones y venta de armas, lo que limita el derecho de los ciudadanos a la información y advirtió, sin identificar a las empresas, que esos "monopolios" niegan a su Gobierno el derecho a réplica.

El presidente critica habitualmente a los medios locales por supuestamente promover la violencia en las calles y exaltar a los delincuentes. En mayo, Zelaya acusó a los dueños de los medios de obstaculizar su administración y ordenó durante dos semanas numerosas cadenas de radio con el fin de informar de la obra de su Gobierno.

Además, en abril, el presidente pidió al Congreso que aprobara varias leyes para evitar la publicación de informaciones sobre hechos violentos, para luego indicar que "los diputados le tienen miedo a los periodistas y no han mostrado interés en mi propuesta".