30 de enero de 2015

El hospital de Cuajimalpa, un amasijo de hierros y escombros desde el que se advierten las desigualdades de México

El hospital de Cuajimalpa, un amasijo de hierros y escombros desde el que se advierten las desigualdades de México
NOTIMEX

MÉXICO DF, 30 Ene. (Notimérica) -

   El hospital materno infantil de Cuajimalpa se ha convertido en un amasijo de hierros y escombros, tras la explosión de gas que sufrió este jueves y en la que perdieron la vida tres bebés y 73 personas resultaron heridas, 20 de ellos niños. Un edificio de 1993, apostado en una de las zonas de la capital en la que mejor se advierten los contrastes y las desigualdades que soporta este país.

   Se trata de un centro de la red pública de hospitales de México, que daba asistencia a varios barrios de trabajadores de la zona, desde los que se pueden divisar las majestuosas y mastodónticas construcciones de una de las zonas de moda de México DF, Santa Fe.

   Éste es uno de los barrios residenciales más lujosos de la capital, cuenta con los centros comerciales más glamourosos y en él se han edificado los más altos rascacielos de la ciudad, en los que se albergan una multitud de conocidas multinacionales.

Relacionadas

   Pero el barrio de moda de México DF es una buena muestra de los contrastes de un país en el que las desigualdades son abismales. En él convive el segundo hombre más rico del planeta, Carlos Slim junto a más de 50 millones de pobres, lo que supone el 45,5 por ciento de la población.

   Situado al oeste de la capital, el hospital de Cuajimalpa contaba con 35 camas que daban servicio a mujeres embarazadas y en él se asistían numerosos partos. De hecho, en el momento de la explosión madres que acababan de dar a luz tuvieron que salir huyendo, niños con horas de vida fueron rescatados entre los escombros, mientras algunos de los usuarios del centro eran trasladados de urgencia a otros hospitales de la zona.

   El suceso se produjo mientras un camión de la empresa Gas Express Nieto cargaba de combustible al centro hospitalario. Una firma que no es la primera vez que protagoniza una catástrofe como la acontecida este jueves. De hecho, la explosión de un camión cisterna de esta misma empresa provocó, en mayo de 2013, la muerte de 22 personas, la mitad de ellos niños.

   Apostado en la avenida 16 de septiembre, el hospital de Cuajimalpa, cuya última remodelación se produjo en 2002, era uno de los ocho centros infantiles con los que contaba el Distrito Federal. En él se ofrecían servicios de urgencias, gineco-obstreticia, cirugía ibstrétic y neonatología, además se realizaban procedimientos quirúrgicos como salpingoplastia, cesáreas, legrados e histerectomias.

   TE PUEDE INTERESAR...

   La muerte de un bebé eleva a tres los muertos de explosión en un hospital infantil