13 de octubre de 2007

Iberoam.- La FAO denuncia que en América Latina la desnutrición infantil afecta a nueve millones de niños

SANTIAGO DE CHILE, 13 Oct. (EP/AP) -

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) exhortó ayer a los Gobiernos de América Latina a combatir la desnutrición infantil que en la región afecta a nueve millones de niños, que nacen condenados a la exclusión.

"Si los niños están mal, nada puede estar bien", declaró el director regional del Programa Mundial de Alimentos, PMA, Pedro Medrano, en video conferencia desde Panamá. "Nuestro llamamiento es que se de la más alta prioridad a combatir la desnutrición infantil", señaló Medrano. "Es más que un derecho, es una cuestión moral", añadió.

Medrano precisó que en la región hay "aproximadamente 9 millones de niños menores de cinco años con desnutrición crónica o retardo en el crecimiento. Entre 1 y 1,5 millones de niños hambrientos se encuentran en Centroamérica. Otros nueve millones "están en riesgo de desnutrirse o en la actualidad presentan algún grado leve de desnutrición", señala un estudio del Programa Mundial de Alimentos, PMA.

El representante regional de la FAO, José Graziano, denunció en Santiago que "el hambre y la desnutrición afectan a cerca de 53 millones de personas en América Latina y el Caribe", alrededor del 10% de su población". El informe del PMA precisa que los países que exhiben "la más alta prevalencia de niños con desnutrición crónica" son Guatemala, con un 49%; seguido por Honduras, con un 29%, y Bolivia con un 27%.

Graziano indicó que "el hambre sigue siendo un flagelo importante en la región", y opinó que el crecimiento económico sostenido de la región permite combatir el hambre en serio. Medrano, por su parte, precisó que los grupos poblacionales más afectados son los afrodescendientes y los indígenas.

Según cifras del Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en América Central y República Dominicana los costos derivados de la desnutrición infantil llegan a 6.659 millones de dólares, el 6,4% del PIB de la región, por los mayores gastos en salud, ineficiencias derivadas de problemas cognitivos y menor productividad.

"Nosotros pensamos que es perfectamente posible que de aquí al 2015 se pueda reducir sustancialmente la desnutrición infantil (...) porque no cuesta tanto, y al mismo tiempo es una buena inversión", señaló Medrano.

Además de las Metas del Milenio que se fijó Naciones Unidas, que pretende reducir a la mitad la extrema pobreza del mundo para el 2015, la FAO, que usa indicadores más estrictos que otros organismos, impuso el desafío de disminuir a la mitad los hambrientos para el 2015 y erradicarlos en el 2025.

Graziano apuntó que en América del Sur, Chile ya logró las Metas del Milenio, aunque tiene aún algunos miles de subnutridos. "En el mismo camino progresan Argentina, Brasil y Uruguay (...), nos preocupa Paraguay y Bolivia". "En América Central sólo Costa Rica va en el mismo camino y algunos países del Caribe, como República Dominicana y Haití. Los demás países van rezagados", añadió.

Finalmente Graziano destacó que Cuba "hace mucho tiene que la alimentación como derecho básico fundamental, garantizado por políticas del Estado". Tanto Graziano como Medrano reiteraron la importancia de la voluntad política de los Gobiernos de la región para empezar a erradicar el hambre.