1 de octubre de 2008

Iberoam.- Príncipes inauguran el I Congreso Iberoamericano de Cultura, que hará una radiografía global del cine regional

Entre los retos del Congreso, centrado en Cine y Audiovisuales, están las nuevas estructuras tecnológicas en cine y la falta de presupuesto

MEXICO DF, 1 Oct. (De la enviada especial de EUROPA PRESS, Gema F. Rubio) -

Los Príncipes de Asturias inauguraron hoy en Ciudad de México el I Congreso Iberoamericano de la Cultura, que como dijo don Felipe tiene entre sus retos delimitar los "problemas estructurales" y "económicos" a los que se enfrenta el cine iberoamericano, en un acto en el que estuvieron presentes el presidente mexicano, Felipe Calderón, y los responsables de Cultura de los diferentes países participantes.

Tanto el Príncipe, el ministro de Cultura, César Antonio Molina, y los cineastas invitados a esta sesión inaugural, Manuel de Oliveira, Arturo Ripstein y Carlos Saura, coincidieron en destacar el potencial cultural del cine iberoamericano lleno de imaginación y personalidad, pero limitado por la "censura económica" y enfrentado al poder de las nuevas tecnologías y soportes.

Cineastas, actores, productores y distribuidores reflexionarán durante cinco días sobre los problemas de la industria cinematográfica iberoamericana en seminarios, mesas redondas y conferencias hasta llegar a emitir una "radiografía global" del cine iberoamericano, como indicó el ministro de Cultura, César Antonio Molina.

Para el titular de Cultura de España, este Congreso, una iniciativa pionera acordada en la XVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y Gobierno en 2007en Santiago de Chile, supone el "principio de una gran amistad" y un salto "cualitativo" en el futuro de la industria cinematográfica. "Necesitamos que la industria sea potente para que los autores no sólo se expresen con libertad sino para que su voz llegue a todos", dijo Molina.

En esta misma línea, el ministro de Cultura apostó por hacer frente al "desafío simultáneo que representa la globalización de los mercados y esa será la manera de cumplir nuestro compromiso con la historia y el futuro".

Igualmente, apostó por la "renovación continua de contenidos" y por abrirse ambiciosos planteamientos y perspectivas. "Los Congresos de Culturas nacen con la misión de reforzar y hacer visible esa identidad cultural propia que es a la vez el corazón y el espíritu del gran proyecto de cooperación iberoamericana. Los Congresos devolverán la voz a los verdaderos protagonistas de la Cultura a los creadores a los autores, a todos cuantos desde la sociedad civil se esfuerzan por hacer más ancho el vasto espacio de la imaginación del arte, y la belleza", afirmó el ministro.

BELLEZA O TAQUILLA

De belleza, también habló el cineasta Arturo Ripstein, autor de títulos como 'La perdición de los hombres' o 'Así es la vida', quien proclamó un cine personal o "peligroso" como hacía Luis Buñuel, que no dependa de la taquilla y que reciba el apoyo "sostenido de nuestros gobiernos"

Porque para Arturo Ripstein, no hay mayor censura que la "económica" y el Estado se debe volver "mecenas" y tiene la obligación de "velar" porque ese cine personal y de autor llegue al mayor número de personas y se difunda también por la televisión.

Como se encargó de recordar el ministro de Cultura, el cine iberoamericano ha sido "decisivo para la historia de la cinematografía mundial desde el cine mudo pasando por la edad de oro del cine mexicano hasta las nuevas cinematografías de los años sesenta".

Así, Molina recordó a grandes cineastas como Nelson Pereira, Fernando Birri, Glaubert Rocha, Tomás Gutierrez Alea, Arturo Ripsein y Carlos Saura, entre otros. Pero, por encima de todo, el ministro de Cultura resaltó la obra de dos grandes cineastas, Luis Buñuel y Manuel de Oliveira, que es un ejemplo de la "profunda creatividad"."Son dos faros que nunca se apagan ante el mar tanta veces proceloso de la imágenes en movimiento" , indicó el ministro.

LA VITALIDAD DE DE OLIVEIRA

Por su parte, Manuel de Oliveira , a quien el Congreso dedica un amplio homenaje con la proyección de parte de su filmografía cuando está a punto de cumplir 100 años, demostró que su "faro" sigue mostrando lucidez y sentido del humor.

A continuación, Carlos Saura, quien comparó a los Príncipes de Asturias con los "guapísimos" príncipes de los cuentos, apostó por la estrecha colaboración entre el cine y las televisiones y por que este Congreso Iberoamericano de la Cultura, cuyas próximas ediciones se celebrarán en Brasil (2009)y Colombia (2010) no se quede en simple "retórica".

"Los avances técnicos están ayudando para que llegue el cine a más personas" y abogó por que las películas "peculiares y personales" lleguen no sólo a la gran pantalla sino a la televisión y a otros medios.

A veces se olvida que nuestra mayor aportación al cine mundial es la imaginación. Contar historias de manera distintas a como se cuenta de manera tradicional", concluyó Carlos Saura.

Así hasta el día 5 de octubre se analizará el cine como factor de desarrollo social y económico, haciendo hincapié en su importancia como patrimonio y memoria de un espacio en el que confluyen diversas culturas y lenguas.

Para apoyar la reflexión colectiva sobre estos temas y difundir a un público más amplio las obras que le dan sustento, el I Congreso de la Cultura Iberoamericana presenta una serie de importantes muestras cinematográficas y se inaugurará una exposición 'Buñuel entre dos mundos", dedicada a su vida y obra.