16 de enero de 2007

Iberoamérica.- Se estima que hay 150 millones de niños de la calle, de los cuales 40 millones viven en Latinoamérica

Más de ocho millones de niños menores de cinco años padecen de desnutrición en Iberoamérica

MADRID, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

En el mundo 150 millones de niños viven en situación de calle, de los cuales unos 40 millones están en América Latina, según las cifras que maneja la asociación 'Jóvenes del tercer mundo' y que fueron presentadas hoy en el foro "Infancia Interrumpida" organizado por 'Fundación del Valle' de Honduras.

La representante de la citada asociación, Inés Vázquez, alertó que la cantidad de menores que enfrentan esta problemática "crece al mismo ritmo que la población mundial, es decir, de una forma acelerada" y esto se debe, en parte, al incremento de la pobreza que han experimentado los países en vías de desarrollo.

Aunque aclaró que es "casi imposible de conocer" cuántos niños viven en la calle, Vázquez señaló que las estimaciones hechas por algunos organismos internacionales coinciden en que unos 150 millones de menores de edad son niños "en la calle" o "de la calle". A este respecto, explicó que los primeros son aquellos que tienen familia pero que deben salir de sus hogares durante el día bien sea para trabajar o para buscar alimentos; mientras que el segundo grupo lo integran aquellos que no tienen un lugar donde dormir.

La representante de 'Jóvenes del tercer mundo' comentó que el 75 por ciento de este numeroso grupo lo componen los niños "en la calle", mientras que el 25 por ciento son los denominados "de la calle". No obstante, la tendencia que existe de que el primer grupo pase a formar parte del segundo es "bastante segura", pues las condiciones familiares son "precarias" y en la mayoría de los casos enfrentan maltratos, discriminaciones y conflictos severos que los "empuja" a salir de sus hogares y a preferir vivir fuera.

"Vemos que muchos niños dicen que viven en las calles es por voluntad propia y esto es sin duda una realidad, porque nos encontramos con casos de niños que sufren graves maltratos en sus hogares y piensan 'prefiero vivir en la calle que regresar a mi casa para que no me vuelvan a golpear', y se encuentran con otros menores en su misma situación y logran adaptarse a esas condiciones", acotó.

Esta situación genera otras consecuencias como la adicción a los estupefacientes. En el ejemplo expuesto en el Foro, una decena de niños hondureños manifestaron que inhalaban constantemente "resistol" (pegamento para zapatos) para apaciguar el hambre. En la mayoría de los casos llegaban utilizar diariamente una botella completa del químico que con la constante inspiración va perdiendo su característico olor.

En aquellos casos donde los estupefacientes no son la constante, entra el trabajo infantil como práctica común en los niños en situación de calle. Por parte de la organización 'Save the children', Eva Silván, indicó que la mayoría labora en condiciones precarias y muchos de ellos justifican esta acción pues consideran que así ayudan a sus familias que viven en la pobreza, aunque esto se traduzca en "hipotecar el futuro de la sociedad" ya que la mayoría abandona sus estudios y mantienen el circulo de la pobreza.

DESNUTRICION E IDENTIDAD

De acuerdo con las cifras que maneja la ONG 'Acción contra el hambre', en Latinoamérica 8,8 millones de niños menores de cinco años padecen de desnutrición, siendo Guatemala y Honduras los países que en promedio tienen la mayor cantidad de los casos localizados en el continente.

La representante de esta organización, Nuria Salse, explicó que este problema también se presenta con mayor incidencia en los países andinos como Ecuador que "no ha podido alcanzar las metas propuestas para erradicar este problema". Sin embargo, señaló que en general las naciones iberoamericanas se están encaminando a una solución con el objetivo de acabar con la desnutrición para el año 2015.

Las causas provienen de la pobreza, en especial, la rural porque "cuando un niño nace en un hogar bajo estas condiciones tiene el doble de posibilidades de padecer la desnutrición que aquellos que nacen en un contexto urbano". Así, alertó que si este problema se presenta en los primeros tres años de vida "las consecuencias son irreversibles" ya que los que sobreviven padecen graves trastornos que les impide un desarrollo normal.

Por otro lado, existe la situación de los niños que no fueron registrados. La miembro de UNICEF España, Julia Rodríguez, indicó que en el mundo hay unos 48 millones de menores que "no existen", es decir, que no tienen papeles y son el 47 por ciento de la población mundial infantil. En Latinoamérica 20 de cada 100 nacimientos no son registrados "nunca". Esto trae como consecuencia que la mayoría son tratados como adultos y víctimas de atropellos por parte de las propias autoridades locales.