1 de agosto de 2006

Iberoamerica.- La FAO espera que en 2020 el 60% de la madera de la región proceda de plantaciones forestales sostenibles

MADRID, 1 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Organización de las Naciones Unidas para la agricultura y la alimentación (FAO) confía en que al menos el 60% del suministro de madera en Latinoamérica y el Caribe proceda de plantaciones forestales gestionadas de forma sostenible, en beneficio de la conservación de los bosques naturales, según señaló hoy en un comunicado.

En este sentido, está previsto que las plantaciones forestales pasen de 13,1 millones de hectáreas en 2005 a 17,3 millones en 2020. A pesar de que la mayoría del suministro de madera procederá en un futuro de estas plantaciones sostenibles, se espera que en Latinoamérica y el Caribe los bosques naturales se reduzcan de 924 a 881 millones de hectáreas durante ese mismo periodo. Según datos de la FAO, la expansión de la agricultura y la ganadería serán las principales causas de la deforestación en la región.

Asimismo, el aumento de las restricciones que existen para poder acceder a los bosques naturales y una mayor regulación en el uso y gestión de los recursos naturales, provoca que se utilicen más plantaciones que bosques para el suministro de madera.

Según muestra el último estudio de las tendencias y perspectivas del sector forestal en Latinoamérica y el Caribe, realizado por la FAO, el suministro anual potencial de maderas de plantaciones gestionados de forma sostenible aumentará, pasando de 303 a 480 millones de metros cúbicos entre 2003 y 2020. Asimismo, el suministro anual potencial de madera de los bosques naturales se reducirá desde 320 hasta 293 millones de metros cúbicos en el mismo periodo.

Según el experto forestal de la FAO, y responsable del citado estudio, Olman Serrano, "cuanta más madera se produzca en las plantaciones forestales, mejor se conservarán los bosques naturales en América Latina y el Caribe". "Se trata sin duda de una tendencia positiva", afirmó.

APOYO DE PROGRAMAS NACIONALES

Además, los programas intensivos de reforestación, que cuentan con el apoyo de programas nacionales, y que en la mayoría de los países latinoamericanos están liderados por el sector privado, han permitido una mayor productividad y han hecho más competitivas las plantaciones forestales.

Aunque la mayoría de las plantaciones forestales son de propiedad privada, cada vez hay más comunidades locales que se ocupan de gestionar plantaciones de pequeña dimensión. Éstas también contribuyen a la búsqueda de salidas comerciales a largo plazo, lo que permite que la actividad maderera sea competitiva.

Por otro lado, se espera que el aumento de población, junto al crecimiento económico, lleven a un incremento en la demanda de productos forestales, entre los que se incluyen leña y carbón vegetal para uso doméstico e industrial, con la correspondiente presión sobre los recursos forestales.