10 de enero de 2006

Iberoamérica.- La Fundación Autor publica el primer 'Diccionario de Heavy Metal Latino'

La obra registra las bandas de España y todo el continente americano, desde Canadá hasta Argentina

MADRID, 10 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Fundación Autor ha publicado el primer 'Diccionario de Heavy Metal Latino', que incluye bandas de España y Latinoamérica, en el que han participado veinticuatro colaboradores bajo la coordinación de Zona de Obras.

Este género musical, una propuesta originalmente anglosajona, tuvo muy pronto una réplica latina y en español. Tal ha sido el empuje de esta perspectiva criolla a lo largo de los años, que no sólo posee una identidad propia sino también una gran presencia en el mercado discográfico mundial. Centenares de bandas han sido protagonistas de este género desde Río Grande hasta Tierra de Fuego, con parada en la Península Ibérica.

Como afirma Yumber Vera Rojas en la presentación, este libro no cuenta la historia del heavy metal ni de América ni de España, sino que se trata de "una suerte de rompecabezas que a través de cientos y cientos de fichas biográficas permite un sinfín de lecturas sobre el cartácter del género en esta parte de Occidente". Formaciones de Argentina, Brasil, Colombia, Nicaragua, El Salvador, Cuba, Puerto Rico, Guatemala o nuestro país desfilan por las más de cuatrocientas páginas de este volumen.

FORMACIONES DE BASE

El diccionario recuerda el papel seminal de formaciones como Barón Rojo, Obús, Bazai o Ángeles del Infierno, fundamentales en la adaptación al castellano de los ritmos afilados que llegaban de Gran Bretaña, Estados Unidos o Australia.

Al otro lado del Atlántico, por los mismos años, aparecieron Arkangel (Venezuela), V8 y Riff -con el desaparecido Pappo a la cabeza) en Argentina, Salario Mínimo, Dorsal Atlántica o o Secos & Molhados en Brasil, Three Souls in My Mind y Luzbel en México y Kraken y La Pestilencia en Córdoba.

Cuando la fórmula sonora del metal se agotó y comenzaron a sugir modas extremas, ahí también estuvieron los grupos latinoamericanos.

Los chilenos de Pentagram haciendo death, los uruguayos de Chopper apuntados al trash o los colombianos Agony difundiendo el power. Y así, una tras otra, este diccionario va registrando el mayor número de formaciones, sus historias y sus rabajos discográficos.

Según Vera Rojas, se ha intentado que fuera una obra ambiciosa y meticulosa, que no olvidara ninguna tendencia ni nombre. Para conseguirlo, se ha hurgado en movimientos, discografías, gentilicios, asociaciones, fanzines y festivales con el fin de conseguir un libro "presumido" dirigido a los curiosos y, sobre todo, a los headbangers latinos.