26 de junio de 2006

Iberoamérica.- Jóvenes iberoamericanos reflexionan en Zaragoza sobre el papel del sindicalismo ante la globalización

ZARAGOZA, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

Cerca de un centenar de jóvenes de varias comunidades autónomas y de distintos países latinoamericanos se han congregado en Zaragoza para participar en el Encuentro Internacional Jóvenes, Sindicalismo y Globalización, que se celebra hoy y mañana en Zaragoza bajo la organización del Instituto Sindical para la Cooperación y el Desarrollo (ISCOD), el Departamento de Juventud de UGT Aragón y la Organización Regional Interamericana de Trabajadores (ORIT).

El encuentro ha servido para poner en común experiencias y analizar la situación de los jóvenes en el mercado de trabajo, poniendo de manifiesto los intereses comunes que tienen unos y otros, explicó la coordinadora de proyectos del ISCOD, Reyes Velilla.

Los participantes en el encuentro están analizando durante las dos jornadas que se celebran en el Centro Arsenio Jimeno de Zaragoza los efectos que la globalización tiene en la vida laboral de los jóvenes, independientemente de donde vivan, destacó por su parte la secretaria de Política Sindical y Educación de la ORIT, Amanda Villatoro.

Ese impacto es muy negativo, calificó Villatoro, quien advirtió acerca de la "precarización y explotación" que padecen los jóvenes, con más crudeza en Latinoamérica porque los estados están más desestructurados pero con las mismas características que en España, consideró. La flexibilidad de horarios y la desregulación de los contratos son dos problemas que la secretaria de Política Sindical de la ORIT puso de manifiesto.

EL CÍRCULO VICIOSO DEL PRIMER CONTRATO

Un tema que se está abordando con especial énfasis en el transcurso de este encuentro internacional de jóvenes es el "círculo vicioso" en el que está inmerso el primer contrato. Cuando un joven solicita un empleo se le pide experiencia y para adquirir esta práctica necesita que alguien le dé trabajo, relató Villatoro. "Cuando se le contrata, el empleador le paga menos porque no tiene experiencia", denunció la sindicalista, quien pidió acabar con esta tendencia. "No se puede seguir jugando a esto".

El otro eje del encuentro es la búsqueda de fórmulas para la incorporación de los jóvenes a la lucha sindical, ante la necesidad del movimiento obrero de recuperar una generación que necesita incorporarse a la defensa de sus derechos, explicó por su parte la coordinadora de proyectos del ISCOD, Reyes Velilla. En su opinión, lo que se necesita es volver a educar en valores. "Muchas veces se cree que el joven trabajador está reivindicando privilegios, cuando de lo que se trata es de recuperar sus derechos humanos", añadió por su parte la representante de ORIT.

Villatoro lamentó que no exista conciencia de clase porque la globalización "está explotando al máximo la individualidad". Por ello, se mostró partidaria de abrir un periodo de "necesaria reflexión" para analizar la situación que atraviesan muchos de estos jóvenes. Esa reflexión debe partir no sólo de los sindicatos, sino de los propios trabajadores que se enfrentan a este tipo de condiciones laborales. "No hay recetas para atraer a jóvenes al sindicalismo", matizó, "pero lo que sí podemos hacer desde las organizaciones es dar prioridad a este tema", concluyó.

Los participantes provienen de países como Chile, Brasil, Venezuela, El Salvador, Colombia, Argentina, República Dominicana, Perú, Ecuador, Honduras, Panamá y España. Esta última delegación de jóvenes española procede de varias comunidades autónomas, entre ellas Canarias, Madrid, Cataluña o Andalucía, y representa a más de 7 sectores laborales.

UGT, a través del Instituto Sindical de Cooperación al Desarrollo (ISCOD), realiza un trabajo solidario, de cooperación al desarrollo en países donde la riqueza está concentrada en pocas manos y la mayoría de la población vive en situaciones de extrema pobreza.

ISCOD es una organización no gubernamental que tiene como objetivos desarrollar y reforzar la solidaridad con las organizaciones sindicales de los países en desarrollo; cooperar en el progreso económico, social, técnico y cultural de los sectores sociales más desfavorecidos y contribuir a la consolidación del movimiento sindical libre a través de la formación de cuadros sindicales, la formación profesional o proyectos socio-económicos entre otros.

Por su parte la ORIT fue fundada en México en 1951 y actualmente agrupa a 33 confederaciones y centrales de trabajadores y trabajadoras de 29 países de la Región Americana. La ORIT es la rama hemisférica de la Confederación Internacional de Organizaciones sindicales Libres (CIOSL), y agrupa en el continente a más de cuarenta y cinco (45) Millones de trabajadores y trabajadoras.