26 de julio de 2006

Iberoamérica.- La OPS aúna esfuerzos para informar y educar sobre los riesgos de la gripe aviar en la región

WASHINGTON, 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un nutrido grupo de representantes de organismos internacionales han lanzado un nuevo impulso a la comunicación sobre las amenazas de la gripe aviar y de una posible pandemia humana en las Américas desde la sede de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en Washington.

Hasta ahora no se ha notificado la presencia del virus en aves ni en seres humanos en ningún lugar de las Américas. "Pero tenemos que estar preparados para su llegada al Hemisferio Occidental. Deberíamos aprovechar este intervalo para prepararnos", afirmó David Nabarro, coordinador principal del Sistema de Naciones Unidas para cuestiones de influenza aviar y humana, en un mensaje para la reunión en la OPS.

Los asistentes a la reunión ?expertos sobre salud humana, salud animal y comunicaciones, procedentes de organismos clave de la ONU y otros socios? apoyaron un marco de comunicación interagencial para la influenza aviar y pandémica en las Américas, que establezca un enfoque común para la comunicación con los medios, funcionarios gubernamentales, el sector privado y el público general.

"Todos nosotros estamos conscientes de que el riesgo de un brote de influenza aviar es muy real", indicó por su parte Jim Butler, subdirector general del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura. "Tenemos que actuar de inmediato y formular estrategias apropiadas para comunicar los riesgos", añadió.

Algunos estudios recientes de la opinión pública en América Latina y el Caribe revelan que el público tiene poco conocimiento y comprensión de los riesgos de la influenza aviar y pandémica. Además, se observa un escepticismo generalizado acerca de la probabilidad de que el H5N1 sufra mutaciones para convertirse en un nuevo virus humano que podría desatar una pandemia.

Sin embargo, los especialistas estuvieron de acuerdo en que la influenza aviar podría llegar a las Américas en cualquier momento. Hasta la fecha, el H5N1 se ha detectado en aves en unos 45 países de Asia, Europa, Africa y el Medio Oriente, y se ha propagado a 30 de esos países en apenas los últimos seis meses.

De hecho, la enfermedad ha ocasionado la muerte o el sacrificio de más de 200 millones de aves y, solamente en Asia, ha causado 10.000 millones de dólares en pérdidas económicas. En 10 países, el virus ha infectado a seres humanos y hasta el 20 de julio se habían notificado 231 casos y 133 muertes.

"Debemos aprovechar la experiencia de otras regiones para informar y preparar a nuestra propia región", indicó la directora de la OPS, Mirta Roses, en la reunión de Washington, tras advertir que la llegada del H5N1 transmitido por aves a América Latina y el Caribe podría representar una grave amenaza para la industria avícola.

Anualmente, la región produce cerca de 16,1 millones de toneladas de pollo y 5,4 millones de huevos para el consumo humano, según cifras del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Los brotes graves del H5N1 podrían costar a la región unos 3.700 millones de dólares sin incluir los costos de compensaciones pagadas a los agricultores por las pérdidas de aves.