30 de diciembre de 2010

La Sociedad Interamericana de Prensa lamenta los retrocesos sufridos en 2010

MADRID, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) ha lamentado las restricciones a la prensa, las represalias por filtraciones y la violencia que sufren los periodistas, y subraya estos retrocesos como los más significativos que se han dado en 2010.

Así se recoge en el balance anual que presentó este miércoles el presidente de la SIP, Gonzalo Marroquín, quien matizó que pese a todo, se han dado "avances significativos" en otras áreas. Así, mencionó la condena a cinco culpables de crímenes contra periodistas, la instauración de una fiscalía en México para ese tipo de delitos y el aumento a 30 años en el plazo de prescripción para estos delitos en Colombia.

La SIP promete redoblar sus esfuerzos y ha designado el 2011 como el 'Año de la Libertad de Expresión' con el fin de fortalecer el principio más importante de la Declaración de Chapultepec: "No hay personas ni sociedades libres sin libertad de expresión y de prensa", recordó el guatemalteco Marroquín.

Respecto a Cuba, este órgano critica la censura imperante y el destierro de 18 periodistas independientes liberados. Asimismo, recuerda que otros ocho continúan encarcelados.

En 2010 han sido asesinados en Latinoamérica un total de 23 reporteros: once en México, nueve en Honduras, dos en Brasil y uno en Colombia.

La SIP, citada por el rotativo mexicano 'El Universal', denuncia el cierre en Venezuela de cinco canales de televisión por cable y 34 emisoras. Mientras que en Argentina, Bolivia, Ecuador, Honduras, Nicaragua y Venezuela siguieron comprando y creando medios con dinero públicos, integrándolos a su sistema de propaganda.

El informe recoge que en algunos países se han creado leyes cuyo objetivo encubierto era controlar a la prensa. Tal sería el caso de ciertos proyectos de ley en Colombia y Perú, así como la aprobación en Bolivia de una norma en contra del racismo y las malas costumbres. La SIP recuerda que años atrás Venezuela instrumentalizó el principio de protección de la infancia para legislar en este sentido.