31 de agosto de 2009

Incendio en California sigue fuera de control

Por Steve Gorman

LOS ANGELES (Reuters/EP) - Un voraz incendio fuera de control por sexto día en las montañas al norte de Los Angeles duplicó su tamaño durante la madrugada del lunes, poniendo bajo amenaza al Monte Wilson, un nexo clave para las cadenas de radio y televisión y los servicios de emergencias de la zona.

Dos bomberos murieron el domingo en un accidente con su vehículo mientras combatían las llamas en un bosque nacional de Los Angeles. Más de 2.500 bomberos están trabajando en la zona.

El área quemada ya abarcaba 35.000 hectáreas, desde las 17.000 hectáreas reportadas el domingo por la noche, y los incendios seguían avanzando hacia el Monte Wilson.

Tres casas quedaron destruidas durante la madrugada en el área interior del bosque, además de las 18 devastadas el domingo, señaló Scott Visyak, portavoz del Departamento Forestal y de Protección Contra Incendios de California, conocido como CALFire.

El lunes se emitieron órdenes de evacuación para muchas comunidades en los faldeos de las montañas en el norte de Los Angeles, que han sido amenazadas por las llamas durante gran parte del fin de semana, así como para la ciudad de Acton, en el lado opuesto del fuego, declaró Visyak.

Aunque el fuego llegó a casi duplicar su tamaño durante la noche, Visyak aseveró que los equipos de bomberos han logrado detener el avance en zonas cercanas a muchas comunidades y barrios residenciales en peligro.

El fuego estaba contenido sólo en un cinco por ciento y podría no acabar en su totalidad hasta otros ocho días, predijeron funcionarios.

El Monte Wilson permanece como un área de preocupación.

Se espera que el humo denso que se mantenía al nivel del suelo debido a las condiciones climáticas se disipe durante el día, permitiendo a los aviones lanzar agua y retardantes de fuego sobre las zonas calientes.

Veintiún aeronaves se pusieron en acción contra el fuego, incluyendo 14 helicópteros.

La causa del fuego, que amenaza a más de 10.000 casas en las densamente pobladas comunidades ubicadas al pie de las montañas, a sólo 19 kilómetros al norte de Los Angeles, está bajo investigación.

El incendio fue alimentado por vegetación densa y seca que no fue quemada en décadas, altas temperaturas y baja humedad.

Las autoridades han advertido que el incendio es impredecible y llamaron a los residentes a acatar las alertas de evacuación.