19 de octubre de 2015

Los indígenas tienen más riesgo de tumores prevenibles

MADRID, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un trabajo de la Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer (IARC, en sus siglas en inglés) ha demostrado que las poblaciones indígenas tienen mayores tasas de incidencia de tumores que se consideran prevenibles, como el de pulmón o el de cuello de útero.

El trabajo, recientemente publicado en la última edición de la revista 'The Lancet Oncology', se realizó en varias regiones de Australia, Nueva Zelanda, Canadá y Estados Unidos. Los autores coinciden en la necesidad de mejorar las estrategias de prevención y diagnóstico precoz en estas poblaciones.

"Teniendo en cuenta el aumento global de la incidencia del cáncer que se prevé para las próximas décadas, es necesario conocer mejor la magnitud y el perfil del cáncer entre la población indígena para poner en marcha políticas de control dirigidas a reducir la carga de esta enfermedad a nivel mundial", ha defendido Freddie Bray, jefe de la Sección de Vigilancia del Cáncer de la IARC.

En concreto, los resultados se basaron en las tasas de incidencia del cáncer obtenidas de los registros poblacionales de tres estados de Australia (Queensland, Australia Occidental y el Territorio del Norte), Nueva Zelanda, la provincia del Alberta en Canadá y las áreas de prestación de servicios de salud contratados en Estados Unidos.

Se compararon de forma estandarizadas las tasas de incidencia entre 2002 y 2006, diferenciando en función del tipo de tumor, el año, el sexo y el origen étnico de cada afectado.

En ambas poblaciones, tanto indígenas como no indígenas, los tumores más comunes entre los hombres eran los de pulmón, próstata y colorrectal, y entre las mujeres los de mama, pulmón y colorrectal.

Aunque la carga global del cáncer tiende a ser menor en las personas indígenas que en el resto de la población, salvo excepciones en Nueva Zelanda y en el estado de Alaska, en Estados Unidos.

MÁS AFECTADOS POR DETERMINADOS TUMORES

Sin embargo, se vieron diferencias "claras" en las tasas de cada tipo de cáncer, de modo que las poblaciones indígenas eran "desproporcionadamente" más afectadas por aquellos tumores asociados al tabaco, como el de pulmón o los de cabeza y cuello, o a la presencia de infecciones, como el de estómago, hígado o cáncer de cérvix.

Así, teniendo en cuenta ambos sexos el cáncer de pulmón era el más habitual entre la población indígena, cuando en el resto de la población es el colorrectal, ya que el tabaquismo es altamente prevalente en las comunidades indígenas en los cuatro países analizados y se considera un factor de riesgo importante para muchos tumores, como los de pulmón, cavidad oral, cabeza y cuello, esófrago, estómago o cuello de útero.

En el caso de Australia, la carga global del cáncer fue similar o ligeramente menor en las poblaciones indígenas en comparación con el resto de la población. Sin embargo, las tasas de cáncer de pulmón entre las personas indígenas en Queensland fueron aproximadamente un 75 por ciento más altas que los de las del resto de población, tanto en hombres como en mujeres.

Asimismo, las tasas de cáncer de pulmón también fueron más altas en población indígena en Australia occidental (un 40%) y el Territorio del Norte (un 60%).

Los tumores de cabeza y cuello, también relacionados con el consumo de tabaco, también eran más comunes entre la población indígena, así como la de cáncer de cérvix, que en Queensland y Territorio del Norte era 2,5 veces mayor que entre la población no indígena.

LOS MAORÍES, MÁS RIESGO POR TABAQUISMO Y OBESIDAD

En Nueva Zelanda, la carga global del cáncer en los hombres maoríes era casi un 10 por ciento más alta que en el resto de la población, mientras que en el caso de las mujeres aumentaba un 30 por ciento

Este mayor riesgo se asocia, además de al tabaquismo, a su combinación con unos elevados índices de obesidad en la población maorí, que explicaría el mayor riesgo de cáncer de pulmón y algunos tumores de mama. En concreto, la incidencia del cáncer de pulmón en mujeres maoríes era cuatro veces mayor que en el resto, y entre los hombres 2,5 veces mayor.

En el análisis de la población de Alberta, en Canadá, las tasas globales de incidencia de cáncer fueron similares para las poblaciones indígenas y no indígenas, y no hubo diferencias estadísticamente significativas entre hombres y mujeres. Sin embargo, hubo una tendencia a mayores tasas de cáncer de pulmón, en hombres y mujeres, y de cuello de útero entre la población indígena.

Por contra, en Estados Unidos la carga global del cáncer fue menor entre las poblaciones indígenas, pero las tasas de incidencia de cáncer de pulmón entre los nativos de Alaska eran aproximadamente un 50 por ciento mayores a las de la población blanca, tanto en hombres como en mujeres.

"Estas mayores tasas de tumores prevenibles entre la población indígena indican una necesidad urgente para que estas comunidades y los gobiernos trabajen juntos en mejorar la vigilancia del cáncer, la detección precoz y los programas de vacunación", ha concluido Christopher Wild, director del IARC.

Para leer más