9 de abril de 2015

Indonesia pospone la ejecución del brasileño Rodrigo Gularte

Indonesia pospone la ejecución del brasileño Rodrigo Gularte
ANTARA PHOTO AGENCY / REUTERS

BRASÍLIA, 9 Abr. (Notimérica) -

   El Gobierno de Indonesia ha informado este jueves de que la ejecución del brasileño Rodrigo Gularte, condenado por tráfico de drogas, será pospuesta hasta el final del Congreso Asia-África, que tendrá lugar durante los próximos 18 y 24 de abril.

   La decisión ha sido tomada por las autoridades de Indonesia, quienes no quieren ejecutar a los presos hasta que los líderes de ambos continentes asistan al Congreso, que coincide con el 60º aniversario de la Conferencia de Bandung, (reunión de 23 países asiáticos que tuvo lugar los días 18 y 24 de abril de 1955 con el objetivo de promover la cooperación económica y cultural afro-asiática).

   De acuerdo con las declaraciones publicadas por el diario 'Jakarta Post', el portavoz de la procuraduría de Indonesia, Tonny Spontana, habría sido el responsable de confirmar el aplazamiento de la ejecución.

   Junto con el brasileño Rodrigo Gularte hay otros 11 acusados de diferentes nacionalidades --franceses, filipinos, nigerianos y ghaneses--, que esperan en el corredor de la muerte a que se cumpla la sentencia de ejecución.    

PETICIÓN DE CLEMENCIA

   Durante el pasado mes de enero, el país asiático ejecutó al brasileño Marcos Archer Cardoso de Moreira, de 53 años, también condenado por tráfico de drogas. A pesar de los intentos del Gobierno brasileño, Archer fue ejecutado el 17 de enero, causando una crisis diplomática entre los dos países.

   Días después de la muerte de Archer, el Gobierno de Indonesia confirmaba la ejecución de Rodrigo, detenido en 2004 por llevar cocaína dentro de una de sus tablas de surf.

   La familia del joven alega que el muchacho padece esquizofrenia, por lo que no debería ser ejecutado. Mientras tanto y a pesar de los intentos de mandatarios como la presidenta Dilma Rousseff, el primer ministro australiano Tony Abbott y el presidente francés François Holland, el presidente de Indonesia, Joki Widodo, mantiene su decisión de ejecutar a los condenados por tráfico de drogas.

   Aunque sigue siendo firme en relación a las condenas por tráfico de drogas del pasado mes de enero, justo después de la muerte de Marcos Archer, Indonesia ha perdonado a la australiana Schapelle Corby, condenada por el mismo delito.

   A pesar de que se ha salvado de la ejecución, Corby deberá permanecer en el país hasta el año 2017 y debe vivir con su hermana en Bali, según ha publicado 'O Povo'.

   Corby fue detenida con 4,1 kilos de marihuana ocultos en una tabla de surf, pero siempre mantuvo su inocencia. Cuando fue detenida en 2005, sufrió un rápido deterioro mental, por lo que su pena fue reducida de 20 años de prisión a cinco en 2012.

   Las características de la detención, en la ciudad de Keroban, aumentaron la simpatía por la mujer y muchos las consideraron una víctima encarcelada por una justicia corrupta.