8 de noviembre de 2015

Investigan dos fosas comunes usadas por la fiscalía de Morelos para enterrar más de 100 cuerpos

MÉXICO DF, 8 Nov. (Notimérica) -

   La Policía mexicana encontró este pasado jueves dos fosas clandestinas con restos humanos en la localidad de Xochitepec, en el estado de Morelos (centro de México). Por ello, la Comisión de Derechos Humanos de Morelos se ha puesto a investigar el caso.

   La Policía recibió una notificación en la que se avisaba de la existencia de un cuerpo y cráneo en la colonia La Vega. Más tarde, la Fiscalía General del Estado (FGE) constató que el cráneo pertenecía a un cuerpo enterrado, por lo que la Policía y peritos iniciaron las excavaciones para proseguir con la indagatoria.

   Según ha informado 'CNN', en mayo de 2014, Oliver Wenceslao Navarrete Hernández, comerciante y habitante del municipio de Cuautla (Morelos), fue secuestrado por un grupo de siete hombres armados, encontrando su cadáver en un barranco de la región días después.

   A pesar de que la familia reclamó el cuerpo para darle sepultura, las autoridades de la fiscalía estatal pidieron que el cadáver permanecía en el servicio forense para continuar con las investigaciones y llevar el caso a un juzgado.

   Sin embargo, el avance de las investigaciones era escaso, y la respuesta que los familiares de Navarrete Hernández recibían por parte de la fiscalía estatal era que el cuerpo permanecía en la morgue de Cuautla.

   El 5 de diciembre de 2014, el subprocurador estatal, José Manuel Serrano Salmerón, informó que en marzo de ese mismo año el cadáver había sido llevado a una fosa común. Los familiares pidieron la exhumación del cuerpo, y, aunque las autoridades mostraban resistencia para hacerlo, peritos de la procuraduría extrajeron el cadáver, descubriendo que en total, junto al cuerpo del joven, había 150 cuerpos enterrados en dos fosas.

   El caso fue llevado a la Comisión de Derechos humanos de Morelos para que se investigara lo ocurrido, donde ya se han iniciado las investigaciones e incluso peritos de criminalística privados han sido llevados hasta el lugar para comprobar que el panteón donde estaban los cuerpos enterrados no cumple con ningún tipo de permiso para funcionar.

   El fiscal general de Morelos asegura que las fosas no son clandestinas. "Los trámites administrativos son los que se están verificando, se actuará conforme a derecho, pero no es una fosa clandestina de la fiscalía como tal".

   El hallazgo de estas dos fosas clandestinas es una "nueva esperanza para cientos de madres con hijos desaparecidos en el país que esperan poder enterrarlos", señala la integrante de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas del gobierno de Morelos, Angélica Rodríguez Monroy en declaraciones a 'CNN'. 23 organizaciones de varios estados mexicanos han pedido visitar Morelos para encontrar a desaparecidos.