26 de julio de 2006

Israel/Líbano.- Representantes de comunidades religiosas argentinas hacen un llamamiento a la paz en Oriente Próximo

BUENOS AIRES, 26 Jul. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

Representantes de las principales comunidades religiosas de Argentina hicieron hoy un llamamiento para lograr la paz en Oriente Próximo al firmar una declaración en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto.

"La violenta adversidad coyuntural que se desarrolla en Medio Oriente nos duele profundamente y, aunque podamos sostener visiones particulares y hasta divergentes sobre el tema, esto no debe doblegar nuestro esfuerzo de honrar la larga tradición que nuestra sociedad tiene en materia de convivencia plural", dice la declaración.

El texto fue firmado por el secretario de Culto del Gobierno, Guillermo Oliveri; el presidente de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), Luis Grynwald; el titular del Centro Islámico Argentino (CIRA), Samir Salech; y el obispo auxiliar de Buenos Aires, monseñor Horacio Benites Astoul.

También participó en el acto el jefe de Gabinete del Ministerio de Exteriores, Agustín Colombo Sierra, quien señaló que el documento es "un enorme aporte que Argentina envía al mundo, a la región y a las comunidades locales".

"En un mundo preocupado por la fragilidad de la paz, la AMIA, el CIRA y el Arzobispado de Buenos Aires, con la convocatoria de la Secretaría de Culto de la Nación, se sienten en la obligación ética de hacer un firme y racional llamado a la paz", señala el primer párrafo del texto.

Además, convoca a "los hombres de buena voluntad a recapacitar y advertir que la violencia no tiene una matriz espiritual", y señala la necesidad de "hacer un aporte al diálogo, basado en el respeto por la diferencia y en la convicción de que tales diferencias nos enriquecen".

"Hace falta valor, prudencia y una buena dosis de generosidad para aceptar al otro, enriquecerse con su singularidad y construir espacios comunes que nos contengan a todos", agrega la declaración.