18 de junio de 2009

Jerusalén lanza un debate sobre compartir sitio sagrado

Por Ari Rabinovitch

JERUSALEN (Reuters/EP) - Expresando un sueño de armonía que podría ampliar la fe en el diálogo, incluso entre los más fervientes creyentes de las grandes religiones, clérigos en Jerusalén lanzaron el jueves un proyecto el jueves que busca hallar un modo de compartir el sitio más sagrado y disputado de la ciudad.

Incluso el becario judío promoviéndolo reconoce que podría necesitar intervención divina antes de lograr una pacífica reorganización del área donde los musulmanes construyeron la Cúpula de la Roca del siglo VII y la mezquita al-Aqsa en el sitio del bíblico Templo Judío.

"Ofrecemos esta visión para una larga y profunda discusión, y por supuesto que queremos continuar con una investigación paralela de otras religiones", dijo Yoav Frankel, director del proyecto que promueve una visión de la "Montaña Sagrada de Dios" (www.godsholymountain.org).

Las invitaciones a la conferencia de lanzamiento del jueves muestran un futuro imaginario iluminado por el sol para el área que los judíos llaman Monte del Templo.

En la imagen aparecen musulmanes felices, y judíos tocando arpas se mezclan entre la Cúpula de la Roca y un nuevo templo, mientras cristianos caminan cerca del Santo Sepulcro, sitio tradicional de la resurrección de Jesús.

El proyecto, dirigido por miembros de Interfaith Encounter Association (www.interfaith-encounter.org) incentiva a las tres fes a volver a examinar el complejo y quizás adoptar una nueva perspectiva teológica, dando cabida a todos las creencias ahí.

Pero Frankel reconoció que podría necesitarse más que un debate de la ley judía, o halacha, para alterar siglos de tradición a favor de un acuerdo según el cual los judíos aceptarían construir un templo cerca, no en el lugar tradicionalmente considerado como el sitio correcto, donde la Cúpula ha estado desde el siglo VII.

"La discusión regular sobre el halacha podría no ser lo suficientemente poderosa", dijo Frankel, refiriéndose a la necesidad de una "revelación sagrada" para hacer posible este cambio en la tradición judía.

Conocido por los árabes como el Haram al-Sharif, o Noble Santuario, y también respetado por cristianos y judíos que creen que la Cúpula cubre una roca donde Abraham se preparó para sacrificar su hijo a Dios, el complejo en la Ciudad Vieja de Jerusalén ha sido causa de violencia, desde tiempos antiguos hasta hoy.