24 de julio de 2013

La hermana del Papa dice estar "emocionada" por el cariño hacia Francisco, que está "con las mejores expectativas"

MADRID, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

La hermana menor del Papa Francisco, María Elena Bergoglio, ha reconocido estar "emocionada" por las muestras de cariño que ha recibido el Pontífice a su llegada a Brasil con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), precisando que "no siente miedo" por la cercanía mostrada por el público asistente, al tiempo que ha añadido que cree que su hermano está "con las mejores expectativas" ante este acontecimiento.

"Me emociono pero no siento miedo. Es tanto el amor que le muestran y le dan que realmente no tengo palabras para describirlo pero miedo no es", ha explicado María Elena en declaraciones a 13 TV recogidas por Europa Press.

Sobre el significado de esta JMJ, María Elena ha reiterado que no habla con su hermano "de su tarea pastoral pero sé lo que significan los jóvenes para él y me imagino que está con las mejores expectativas". Además, ha añadido que ningún joven de la familia Bergoglio ha asistido a la JMJ "al no poder estar con él". "Lo veo mejor por televisión que si hubiese ido", ha precisado.

"Le veo totalmente feliz como Papa y él es feliz con el contacto con la gente, no puede aislarse", ha añadido María Elena, para quién su hermano vive la Fe "de la misma manera que lo vivía antes". "Ahora tiene más responsabilidad", ha apostillado la hermana menor del Pontífice, quién ha asegurado verlo "físicamente muy bien". "No lo veo más flaco, por lo menos por televisión sale bastante rellenito", ha bromeado.

María Elena ha explicado que su hermano "siempre fue muy cálido, tierno, paternal pero con una firmeza tremenda, tanto más cuando se trata de Jesús". "Tiene convicciones bien profundas, el tesoro más grande que él tiene es a Jesucristo" ha afirmado, destacando que se siente "maravillada" por "la entereza y energía" mostrada por Francisco al frente de la Iglesia católica.

"NO HABLÉ CON EL PAPA, HABLÉ CON MI HERMANO"

María Elena también ha relatado cómo fue la conversación telefónica que tuvo con Jorge Mario Bergoglio una vez que fue elegido Pontífice, asegurando que "no habló con el Papa", sino con su hermano. En cuanto al contenido de la conversación, ha confesado que "todavía no sabe cómo logró" comunicarse con ella porque "el teléfono en casa no paraba de sonar".

"Fue una llamada cargada de emoción, de afecto, yo estaba en el grado máximo de tontera, la emoción no me dejaba razonar ni nada porque yo sólo preguntaba si estaba bien, no me interesaba otra cosa", ha explicado. "Desde el 13 de marzo --fecha en la que fue elegido Papa--, totalmente cambió mi vida", ha revelado.

Sobre la relación que mantiene con el Papa, María Elena ha señalado que "no hablan todos los días, sino cuando él puede". "Hablamos como dos hermanos, nada de su tarea pastoral, salvo el tenés mucho trabajo, estás cansado. Somos dos hermanos que charlamos sin más", ha puntualizado.

Por último, respecto a la posibilidad de un posible viaje a Argentina por parte del Papa, María Elena ha asegurado que no cree que se produzca este año y ha añadido que "Dios va a disponer" cuándo se podrán ver los dos hermanos. "Sólo Dios sabe qué nos espera de los próximos años de Pontificado, él está firme en sus creencias, sus convicciones y valores y va a luchar por eso", ha insistido.