6 de julio de 2015

Junio, el mes más violento en Colombia desde que se inició el proceso de paz

Junio, el mes más violento en Colombia desde que se inició el proceso de paz
TWITTER @FARC_EPAZ

BOGOTÁ, 6 Jul. (Colprensa/Notimérica) -

Durante el pasado mes de junio, la violencia ejercida por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) fue la más alta registrada en los últimos tres años, desde el inicio del proceso de paz, superando en un 43 por ciento la media mensual de acciones de este periodo.

Así lo revela un documento del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), que indica que el incremento es mucho más marcado si se compara con este mismo mes del año anterior, llegando al 79 por ciento.

En la mesa de diálogos ya se habla nuevamente de desescalar el conflicto, es decir, disminuir la intensidad de las acciones militares y las terroristas, así como mitigar su impacto sobre la población civil y reducir el número de víctimas.

Sin embargo, la escalada de la violencia en el país ha provocado graves daños sociales, ambientales y económicos, desde que se suspendió el cese unilateral.

A pesar de que la opinión pública se ha estremecido especialmente por las acciones de las FARC contra la infraestructura económica y de transporte, en junio los hostigamientos y emboscadas contra la Fuerza Pública superaron ese número de ataques.

De acuerdo con el documento, de los 83 hechos registrados, 24 correspondieron a hostigamientos a puestos fijos de la Fuerza Pública; 21 a explosiones intencionadas, de las cuales 17 fueron contra la infraestructura de hidrocarburos, vial y energética; hubo nueve incendios de vehículos de carga y transporte de pasajeros; cuatro emboscadas y tres asesinatos. Además, se registraron cinco casos de amenazas, incursiones, robos o instalaciones de artefactos explosivos.

El Cerac detalla que, pese al aumento de las acciones violentas de las FARC, los niveles de letalidad de los mismos continúan siendo bajos, especialmente contra la población civil. De hecho, hasta el momento se reportan un total de 16 víctimas mortales: dos civiles, nueve policías y cinco integrantes del Ejército.

Mientras tanto, la violencia no letal asociada a esas acciones sí que aumentó, pues junio dejó un saldo de once civiles, ocho policías y cuatro integrantes del Ejército heridos en acciones de la guerrilla.