21 de septiembre de 2015

La Justicia chilena condena a 75 agentes de Inteligencia de la dictadura

SANTIAGO, 21 Sep. (AgenciaUno/Notimérica) -

La Justicia chilena ha condenado a 75 ex agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) por su responsabilidad en el secuestro y la desaparición del militante del Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR) Jorge Alejandro Olivares Graindorge, una de las víctimas de la denominada 'Operación Colombo'.

La 'Operacicón Colombo' fue una estrategia ideada por agentes de la DINA para encubrir la desaparición forzada de 119 chilenos y hacer creer a la opinión pública que estos habían fallecido en un enfrentamiento con fuerzas de seguridad argentinas.

El juez de la Corte de Apelaciones de Santiago Hernán Crisosto ha condenado a 13 años de cárcel por la desaparición de la víctima al que fuera jefe del campo de prisioneros Estadio Chile desde el 12 de septiembre 1973 César Manríquez Bravo, así como al brigadier retirado Pedro Octavio Espinoza, al ex brigadier Miguel Krassnoff Martchenko y al que fuera mayor general del Ejército y director asistente de la DINA Raúl Eduardo Iturriaga.

Asimismo, 40 agentes enfrentarán 10 años de cárcel por ser también autores del delito, mientras que los cómplices, que fueron 31 agentes, han sido condenados a cuatro años de prisión.

Por último, han sido absueltos por falta de participación los agentes Orlando Manzo Durán, Rodolfo Valentino Concha Rodríguez, Armando Segundo Cofré Correa, Luis René Torres Méndez y Fernando Adrián Roa Montaña.

En el aspecto civil, el juez ha condenado al Estado de Chile a pagar una indemnización, por concepto de daño moral de 150 millones de pesos (37 millones de dólares) a los hermanos de la víctima, Ricardo Esteban, Víctor y Roberto Olivares Graindorge.

LA DESAPARICIÓN DE OLIVARES.

Olivares era un jardinero de 23 años de edad que fue abordado cerca de su domicilio por agentes de la DINA el 27 de julio de 1974. Había salido con ropas ligeras y sin dinero, como le indicó a su madre, ya que pensaba volver de inmediato.

Días después, la señora Irma Graindorge, se enteró que un amigo y compañero de partido de su hijo había sido detenido la noche del 29 de junio de 1974. Efectivamente, en la fecha señalada llegaron hasta el domicilio de Zacarías Machuca Muñoz varios agentes de la DINA con Olivares, a quien utilizaron con el objetivo de detener a su amigo. Ambos detenidos fueron trasladaron hasta el recinto secreto de la DINA ubicado en Londres Nº38. Hasta la fecha, se desconoce su paradero.

Un mes mas tarde de la detención de Olivares, cinco agentes de la DINA llegaron hasta su domicilio y tres de ellos procedieron a allanar completamente la casa. Antes de irse los sujetos le dijeron a su padre, Augusto Olivares, que su hijo estaba bien y que no se preocupara.

Más tarde, en el diario chileno 'La Segunda' se publicaría la conocida 'lista de los 119', donde aparecía el nombre de Olivares, una lista de chilenos muertos supuestamente en enfrentamientos con las fuerzas policiales argentinas en la provincia argentina de Salta.