25 de abril de 2015

Un ladrón de 60 años toma rehenes al intentar robar un banco en Argentina

Un ladrón de 60 años toma rehenes al intentar robar un banco en Argentina
REUTERS

BUENOS AIRES, 25 Abr. (Notimérica) -

El viernes por la tarde, un hombre armado de 60 años se atrincheró con rehenes durante más de seis horas en un banco al que entró con la intención de robar en la localidad de Lincoln, provincia de Buenos Aires.

Finalmente, la toma de rehenes terminó cuando el Grupo Halcón --la división de operaciones especiales de la Policía de la provincia de Buenos Aires-- ingresó por la fuerza en el lugar y detuvo al asaltante, aunque un agente resultó herido en la mano.

Los hechos sucedieron hacia las 14:30 del viernes en la ciudad de Lincoln, una localidad de apenas 30.000 habitantes a unos 300 kilómetros de la capital, cuando un hombre con dos armas de fuego entró en una céntrica sucursal del Santander Río y exigió que le entregaran dinero.

Cuando se disponía a salir con el bolso lleno de dinero, vio una brigada policial que llegaba al lugar tras haber sido avisada, por lo que decidió parapetarse en el banco y tomar como rehenes a los allí presentes, ocho personas entre clientes y empleados.

La policía local acordonó la zona y evacuó varios locales cercanos, como una guardería, un colegio y varios negocios, mientras esperaba la llegada de los efectivos especiales de policía.

NEGOCIACIÓN Y LIBERACIÓN

Un agente del Grupo Halcón comenzó la negociación con el secuestrador y consiguió la liberación de varios de los rehenes a lo largo de la tarde, hasta que sólo quedaron en el local el ladrón, un agente de seguridad y una empleada que estaba encerrada en un baño enviando información con su teléfono.

Sin embargo, hacia las 21 horas decidieron terminar con la situación y entrar por la fuerza con el lanzamiento de una granada de estruendo y luminosa, con lo cual cegaron al ladrón y consiguieron arrestarlo.

Los rehenes resultaron ilesos y fueron liberados, aunque la empleada que se había encerrado en el baño sufría una crisis de nervios.

Según contó el jefe de la Policía de la provincia, Hugo Matzkin, el operativo llegó a contar con 150 hombres pero fue "muy difícil" por las medidas de seguridad del banco: "Tiene sus medidas de seguridad, justamente para que no lo roben. Es un banco que es un búnker", dijo Matzkin.

El jefe de la Policía también informó de que al agente herido "le explotó muy cerca la granada de expansión" y por ello tuvo que ser trasladado de manera urgente a un hospital.

El ladrón fue posteriormente identificado como Arnoldo Ramón Rodríguez y se le han imputado los delitos de posesión ilegal de armas, intento de robo agravado por uso de armas de fuego y privación de la libertad, aunque este sábado usó su derecho a guardar silencio y no declaró ante las autoridades judiciales.