1 de junio de 2016

'Licha' de la Cuadra, primera presidenta de las Abuelas de la Plaza de Mayo

'Licha' de la Cuadra, primera presidenta de las Abuelas de la Plaza de Mayo
YOUTUBE

BUENOS AIRES, 1 Jun. (Notimérica) -

El 1 de junio del 2008 falleció a los 92 años la primera presidenta de la Asociación Abuelas de la Plaza de Mayo, Alicia Azubasnabar de la Cuadra, conocida como 'Licha' de la Cuadra, quién luchó por los Derechos Humanos en Argentina durante la dictadura militar.

Nacida en Sauce (provincia de Corrientes) y madre de cinco hijos, que se trasladó en 1959 desde el interior de Argentina hasta La Plata buscando un futuro mejor. Pero en el año 1976, el golpe de Estado estableció una dictadura militar por Jorge Rafael Videla que tuvo como eje la desaparición forzada de opositores, entre ellas la de sus hijas embarazadas, que daría a luz a Ana Libertad, identificada en 2010 como la nieta número 115º.

En la madrugada del 6 de diciembre de 1977 fueron secuestrados más de cien niños por operativos conjuntos en Buenos Aires, La Plata, Mar del Plata, Córdoba, Mendoza y las provincias Entre Ríos y Misiones. Ese mismo día por la mañana, un grupo de mujeres con hijas desaparecidas comenzaron a reunirse para apoyarse entre ellas e intentar iniciar una la búsqueda de nietos y nietas que ya desde entonces se sospechaba que habían sido secuestrados y entregados a familias que estaban a favor del régimen.

Alicia Zubasnabar de la Cuadra tenía a esa altura dos hijos exiliados en Italia, Luis Eduardo, que estaba amenazado por la 'Triple A' (Alianza Anticomunista Argentina) y Soledad. También tenía un hijo desaparecido desde agosto de 1976, Roberto José, que era obrero de la petrolera YPF y otra hija, Elena, que era estudiante de magisterio y estaba embarazada. Esta última fue secuestrada junto con su novio Héctor y dió a luz el 16 de junio a una niña en cautiverio y a la que su verdadera familia ha llamado Ana Libertad.

Como otras tantas que desafiaron al régimen militar, Alicia Zubasnabar comenzó a desarrollar una incesante actividad para dar con el paradero de sus familiares. Aquella reunión de diciembre de 1977 celebrada en su domicilio de La Plata congregó a parte del núcleo que meses más tarde formaría las Abuelas de Plaza de Mayo. En este encuentro estaban doce abuelas, entre ellas Eva Márquez de Castillo Barrios, Casinelli de Irureta Goyena, Nora Cortiñas y también María Isabel Mariani, conocida como 'Chicha', con quien creó la organización que en un primer momento se llamó 'Abuelas Argentinas con Nietitos Desaparecidos'.

'Licha' de la Cuadra se convirtió en la presidenta de las Abuelas, pero dejaría el cargo en 1982, cuando cedió el puesto a 'Chicha' Mariani. Ese mismo año, su hija Estela regresó del exilio para luego trabajar en el hospital de La Plata y luchó hasta encontrar a Ana Libertad.

Una vez recuperada la democracia en diciembre de 1983, las Abuelas promovieron la utilización de los últimos adelantos genéticos para establecer un sistema de identificación de los nietos apropiados y presionaron al Estado para que enjuiciara a los responsables de los secuestras. En 1984, se constituyeron como asociación civil sin fines de lucro, aunque ya estaban organizadas legalmente desde 1980. Hasta el año 2015 las Abuelas han recuperado la identidad original de 119 nietos y han sido nominadas en cinco ocasiones al Premio Nobel de la Paz entre 2008 y 2012.

Por su parte, un año antes de su muerte, Alicia Zubasnabar fue testigo clave en el proceso contra el sacerdote Christian Von Wernich, quién colaboró como torturador durante la dictadura y hoy cumple prisión perpetua y da misa en el penal de Marcos Paz en Buenos Aires. Este mismo año, la que fue la primera fundadora de las Abuelas de la Plaza de Mayo fue distinguida como 'Mujer destacada' por el Congreso de la Nación Argentina y en 2005 como 'Ciudadana ilustre' por la Provincia de Corrientes.

ACTUACIÓN DE LAS ABUELAS DE LA PLAZA DE MAYO

Durante la dictadura militar del general Videla, que gobernó Argentina desde el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, cuando derrocó al gobierno constitucional de la presidenta Maria Estela Martínez de Perón, hasta el 10 de diciembre de 1923 que subió al poder Raúl Alfonsín, desaparecieron 30.000 personas opositoras al régimen con la utilización en gran escala de Centros Clandestinos de Detención (CCD).

En este contexto, los detenidos y desaparecidos fueron tratados por las fuerzas represivas, para lo cual se planificó un sistema de detención de embarazadas, partos clandestinos, falsificación de identidades y simulación de adopciones. Esa es la razón por la que se sospecha que más de 500 niños fueron privados de su verdadera identidad y en muchos casos llevados a vivir con personas que creían que eran sus padres.

Como consecuencia, se fundó en 1979 la que hoy es conocida como la organización 'Abuelas de Plaza de Mayo', que desde su constitución iniciaó tareas de búsqueda con visitas diarias a los juzgados de menores, orfanatos, oficinas públicas a la vez que investigaban las adopciones de la época.

Actualmente, está presidida por Estela de Carlotto y su sede está en Buenos Aires. Las abuelas siguen buscando a sus nietos, hoy adultos, pero también a sus bisnietos y con esta finalidad trabajan en equipos técnicos desde la institución. Además, luchan por que se cumplan los derechos humanos y del niño e intentan crear condiciones para prevenir que vuelvan a suceder este tipo de desapariciones, así como obtener el castigo correspondientes para los responsables.