13 de marzo de 2016

Las lluvias en Río de Janeiro dejan dos muertos y un desaparecido

Las lluvias en Río de Janeiro dejan dos muertos y un desaparecido
AGENCIA BRASIL

RÍO DE JANEIRO, 13 Mar. (Notimérica) -

Al menos dos personas han muerto como resultado de las fuertes lluvias que han azotado a Río de Janeiro durante la noche del sábado. Además, una persona esta en paradero desconocido.

Las fuertes lluvias obligaron a cerrar carreteras debido al deslizamiento de tierra que se produjeron en las zonas más pobres de la ciudad, dejando sin luz y provocando un caos en el tráfico.

De acuerdo con el Departamento de Bomberos, las dos muertes se produjeron cuando una casa se derrumbó en la comunidad Chácara do Ceu, en el sur de la ciudad brasileña. Los bomberos encontraron los cuerpos bajo los escombros.

Por otro lado, la persona desaparecida habría sido arrastrada por la fuerza del agua en el norte de Río de Janeiro. A pesar de todas las búsquedas, el cuerpo del hombre no ha sido localizado hasta el momento, según recoge la agencia estatal 'Agencia Brasil'.

Estos dos fallecidos se suman a los 20 muertos que las autoridades recogieron el sábado en el estado de São Paulo, al sureste de Brasil, donde durante el jueves y el viernes las lluvias azotaron a esta región de Brasil.

El Ayuntamiento de Río ha decretado la situación de crisis desde las 20.00 horas (hora local) del sábado, debido a la acción de las fuertes lluvias en la parte norte, sur y oeste de Río de Janeiro. El pronóstico de cara a las próximas horas es de lluvia fuerte a muy fuerte en dichas regiones.

De acuerdo con la Defensa Civil Municipal, hubo deslizamientos de tierra en la colina Turano en Long río, y las comunidades de San Miguel Salgueiro y la calle, en Tijuca, en el norte.

Los equipos de limpieza del ayuntamiento tienen a más de 500 hombres trabajando con la ayuda de palas mecánicas, retroexcavadoras y camiones de volteo para despejar las carreteras. El trabajo se centra principalmente en las zonas norte y sur de la ciudad, las zonas más afectadas por la tormenta de anoche.

Para leer más