15 de abril de 2016

Las madres comunitarias de Colombia finalizan la huelga tras alcanzar un acuerdo

Las madres comunitarias de Colombia finalizan la huelga tras alcanzar un acuerdo
ICBF

BOGOTÁ, 15 Abr. (Colprensa/Notimérica) -

Las madres comunitarias, que atienden a más de 750.000 niños menores de cinco años en situación vulnerable en Colombia, han alcanzado un acuerdo con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y han puesto fin a la huelga que mantenían desde hace 12 días.

Las trabajadoras, que demandaban más derechos laborales y más ayuda para garantizar la alimentación de los menores, han logrado que las Empresas Administradoras de Salud (EAS) tengan la obligación de contratarlas.

El viceministro de Relaciones Laborales, Enrique Borda Villegas, ha señalado que esta negociación ha propiciado "un escenario de formalización laboral" que va a permitir construir "un mejor ICBF en beneficio de los niños".

De igual manera, se instalarán mesas técnicas para la revisión caso a caso del pago de las cotizaciones al Sistema General de Seguridad Social y se realizará seguimiento a los casos de las madres comunitarias especialmente vulnerables por sus condiciones de salud y que no puedan continuar en el empleo, con el fin de establecer las acciones correspondientes.

Asimismo, una comisión del Senado presentará un proyecto para garantizar las pensiones a las madres comunitarias, mientras que se establecerán mesas de trabajo integradas por las trabajadoras y equipos nutricionistas del ICBF para elaborar los menús de los menores en base a sus necesidades.

En este mismo sentido, el ICBF mejorará la calidad de los alimentos que son suministrados a los niños, garantizará que el aporte calórico es el adecuado y supervisará los casos de malnutrición.

Además, se llevará a cabo aun estudio de costos para establecer el valor real de las raciones, y el valor adicional de la canasta será financiado por el ICBF.

Las madres comunitarias son mujeres que cumplen un papel fundamental en Colombia para garantizar el desarrollo y el bienestar de los niños más desfavorecidos en situación de vulnerabilidad psico-afectiva, nutricional, económica y social.

La figura de la madre comunitaria nace en 1986 con un programa público. Estas mujeres, que perciben un salario mínimo por su labor y son de origen humilde, cuidan durante unas horas al día a los niños --habitualmente en su propia casa-- les proporcionan cariño, alimento y, al mismo tiempo, ejercen de soporte a las familias.