24 de febrero de 2014

La 'Máquina para ser otro' permite sentir como el sexo opuesto

La 'Máquina para ser otro' permite sentir como el sexo opuesto
THEMACHINETOBEANOTHER.ORG

BOGOTÁ, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

¿Cómo sería entrar en el cuerpo de una persona del sexo opuesto y saber qué se siente? Existe una 'Máquina para ser otro', capaz de ello en Barcelona (España), y uno de sus creadores es el colombiano Daniel González.

Aunque parezca "un poco loco" como confiesa González, el objetivo de este proyecto, que cambia por unos siete minutos el género del voluntario, es generar empatía.

"Este experimento es importante para cuestiones como la violencia", señala González. "En muchos casos de agresividad familiar, te pones en el cuerpo de la persona que has agredido y de alguna forma te hace generar empatía, que es lo que estamos buscando", ha explicado González a Caracol Radio este lunes.

Para lograr esta sensación, dos voluntarios se colocan unos auriculares con un sistema de cámaras en el que observan un vídeo de la perspectiva de la otra persona y reciben una serie de estímulos, ha detallado González.

"El usuario puede moverse e interactuar con los objetos dentro de una habitación, mientras escucha los pensamientos de la otra persona a través de auriculares. Eso genera la percepción de que alguien habla dentro de la mente", detalla el portal oficial del experimento, themachinetobeanother.org.

"En términos generales, el sistema combina la tecnología con otras variables como el rendimiento, la narrativa interactiva y estímulos sensoriales. La parte tecnológica consiste en un material de bajo presupuesto, puesto de una forma en la que todo funciona a la perfección", apunta el portal.

La maquina nació hace alrededor de un año y medio, ha detallado González en la entrevista. Allí, ha confesado que la primera vez que se sometió al experimento se sintió "bastante impactado".

También, ha explicado que muchos de los voluntarios expresaron que aunque estaban conscientes, por momentos sentían que el cerebro comenzaba a engañarlos. Además una psicóloga comentó al equipo creador que sería un buen experimento para las personas que quieren ser sometidas a operaciones de cambio de sexo.