24 de octubre de 2016

Más de 2.000 mujeres protestan contra la violencia machista en Sao Paulo

SAO PAULO, 24 Oct. (Notimérica) -

Las demostraciones públicas contra la violencia de género han llegado este domingo a Brasil. Más de 2.000 mujeres se han concentrado en la tarde del domingo en la Avenida Paulista de Sao Paulo, Brasil, como protesta por el elevado número de femicidios en el país.

"No son crímenes pasionales. No son sólo homicidios. Son asesinatos a víctimas que sufren por ser mujeres", ha asegurado la coordinadora de juventud de la Unión Brasileña de Mujeres, María das Neves, según 'Agencia Brasil'.

Para combatir los asesinatos contra mujeres, Das Neves apoya la difusión de la ley que califica el femicidio como un "crimen atroz" y defiende las comisarías de la mujer, disponibles para estas las 24 horas del día.

De acuerdo con un informe de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), a pedido de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Brasil ocupa la quinta posición en el ránking global de homicidios de mujeres, únicamente detrás de los también iberoamericanos El Salvador, Colombia y Guatemala, y Rusia.

Esta marcha se ha producido en solidaridad a la argentina Lucía Pérez, asesinada el pasado 8 de octubre; un homicidio que ha conmocionado a Iberoamérica.

EL ASESINATO DE LUCÍA PÉREZ

Lucía, de 16 años, fue drogada, violada y torturada en la ciudad costera de Mar del Plata por dos hombres que se encuentran detenidos: Matías Farías, de 23 años, y Juan Pablo Offidani, de 41.

Además, se conoce la presencia de un tercer sospechoso, Alejandro Alberto Masiel, quien podría haber participado en el encubrimiento del femicidio.

Su muerte fue causada por un 'reflejo vagal' tras ser penetrada vaginal y analmente por sus torturadores, quienes también utilizaron un objeto similar a un palo para el procedimiento. La Policía encontró una gran cantidad de preservativos en el lugar de los hechos.

Tras la autopsia, los forenses desestimaron la idea principal de que su muerte habría sido causada por una sobredosis, para asegurar que el fallecimiento se produjo por el empalamiento, cuyas pruebas intentaron borrar los tres acusados al lavar el cuerpo de la víctima.