11 de septiembre de 2009

Mercado petrolero EEUU vigila sistema baja presión costa Texas

NUEVA YORK (Reuters/EP) - Un sistema de baja presión cerca de la costa de Texas tiene una leve probabilidad -menor al 30 por ciento- de convertirse en un ciclón tropical durante las próximas 48 horas, dijo el viernes el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

El mercado de energía vigila de cerca el sistema porque se formó en la rica zona petrolera del Golfo de México.

Más allá de su desarrollo, el centro (CNH) advirtió sobre posibles de lluvias fuertes a lo largo de la costa del Golfo, desde el noreste de México hasta Luisiana durante el día de mañana y pasado mañana.

En tanto, el centro informó que una oleada tropical que se originó en la costa oeste de Africa y se movía con dirección oeste mostraba señales de organización. El sistema tiene el potencial de desarrollarse en los próximos dos días.

Por ahora, sin embargo, el CNH dijo que el sistema del oeste africano tiene una leve probabilidad de convertirse en un ciclón tropical en las próximas 48 horas.

Mientras, se prevé que el huracán Fred se debilitará el viernes tarde en el medio del océano Atlántico.

Fred se ubicaba a unos 1.195 kilómetros al oeste de las Islas Cabo Verde, en la costa oeste de Africa. Se movía con dirección norte a tres millas por hora (5 kilómetros). Sus vientos máximos sostenidos eran cercanos a 85 mph (137 kilómetros), que convirtieron a Fred en un huracán categoría 1 en la escala Saffir-Simpson.

El CNH pronosticó que Fred se convertirá en una tormenta tropical para el viernes a la noche.

Durante el fin de semana, el sistema viraría hacia el oeste, llegando a unas 1.000 millas (1.609 kilómetros) el este de las Antillas Menores en el este del Mar Caribe para mediados de la próxima semana. Pero para ese entonces será un mero resabio del huracán.

El centro también vigilaba un sistema de presión baja no tropical en la costa este de Estados Unidos, cerca de Delaware, que está produciendo fuertes lluvias y ráfagas de viento en porciones de la costa del Atlántico Medio.

Operadores de los mercados de energía mantienen una cercana vigilancia sobre tormentas que podrían ingresar en el Golfo de México y desbaratar las operaciones de refinería o producción de petróleo y gas natural en la costa.

También los operadores de los mercados de materias primas se mantienen atentos a las tormentas por posibles daños a los cultivos de cítricos, algodón y otras siembras en Florida y otros estados junto a la costa de Texas.

El valor de los títulos ligados a los seguros, que transfieren riesgos de seguros asociados con desastres naturales a inversores de mercados de capitales y pueden ser usados para cubrir otros riesgos climáticos, también pueden ser afectados por el trayecto de la tormenta.