23 de noviembre de 2009

México.- El abogado de los feminicidios en Ciudad Juárez no descarta llevar el caso a la OEA si México incumple el fallo

MÉXICO DF/MADRID, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

El caso de los homicidios de las mujeres en Ciudad Juárez podría ser llevado ante la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) si el Estado mexicano no cumple con la condena de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), informó a Europa Press este lunes David Peña, uno de los abogados que lleva este polémico caso.

La defensa está a la espera de que la CIDH emita de forma oficial --posiblemente la próxima semana-- la sentencia por feminicidio contra las autoridades mexicanas por el asesinato de tres de ocho mujeres en 2001, en lo que se conoce como el caso del Campo Algodonero.

Peña explicó que, aunque la sentencia es "obligatoria" porque México aceptó hace unos años asumir cualquier fallo jurídico vinculante proveniente de la CIDH, "no hay un mecanismo" para exigir al Estado acatarla. "Su cumplimiento se basa en aspectos políticos, en la voluntad política", acotó.

La condena de la CIDH establece un "mecanismo de seguimiento" con el que se verificará si el Estado mexicano ha cumplido con lo establecido en el dictamen y, de no ser así, el caso podrá ser llevado ante la Asamblea General de la OEA para que sean los países miembros los que condenen a México por estos delitos, indicó Peña.

"Nosotros no podemos acusar a México de que no cumple" con la sentencia, pero "la sociedad civil, las víctimas y los medios de comunicación sí pueden presionar para que lo haga", sugirió el abogado.

La sentencia, agregó Peña, podría determinar además una serie de "recomendaciones" a las autoridades mexicanas de tipo legislativo, institucionales e, incluso, sobre posible destitución de funcionarios, todo esto con miras a "evitar que se sigan repitiendo estos hechos".

Desde el año 1993 hasta la fecha han sido asesinadas en Ciudad Juárez unas 570 mujeres en incidentes violentos. Sólo han sido investigados los que están relacionados con situaciones familiares, pero aquellos derivados de la "violencia extrema" todavía "están impunes".

Es por esta razón que la defensa ha destacado la importancia de esta "primera sentencia condenatoria contra México" por los feminicidios que han desatado el temor entre los habitantes no sólo de Ciudad Juárez, sino también del estado de Chihuahua (norte).

Ante la CIDH fueron expuestos ocho casos del Campo Algodonero, pero podrían ser condenados los homicidios de Esmeralda Herrera Monreal de 15 años, Laura Berenice Ramos de 17 y Claudia Ivette González de 19, indicó el letrado al asegurar que continuarán trabajando para que también se emita una resolución sobre los otros homicidios.

Poco después de trascender la noticia de forma extraoficial, el Gobierno de Felipe Calderón emitió la semana pasada un comunicado en el que dejaba claro que hasta que la CIDH no emita un dictamen oficial y lo haga público no se pronunciarán sobre este asunto que ya despertó fuertes polémicas en México.

El Ministerio de Exteriores precisó en un comunicado que la CIDH "no ha dictado aún sentencia", pero en todo caso defendió que el Estado mexicano ha expuesto ante las instancias judiciales durante el caso "todas las medidas institucionales y de políticas públicas que se han emprendido para proteger a las mujeres en contra de la violencia".