3 de abril de 2007

México.- El alcalde de Ciudad de México anuncia un acuerdo con ZTE Corp. para instalar una red inalámbrica de internet

CIUDAD DE MÉXICO, 3 Abr. (EP/AP) -

Las autoridades de Ciudad de México informaron ayer de que pretenden ofrecer servicio inalámbrico de internet en toda la ciudad, pese a que esta zona urbana de más de 20 millones de habitantes aún no ofrece a toda la población otros servicios básicos, como son el agua potable y la electricidad.

Así, el jefe de Gobierno de la capital mexicana, Marcelo Ebrard, suscribió un acuerdo de cooperación con la firma china 'ZTE Corp.' para iniciar las obras de un sistema de conexión inalámbrica de alta velocidad que ayude a la interconexión de escuelas, oficinas gubernamentales y las miles de cámaras de vigilancia de la ciudad.

"El gobierno capitalino le otorga a este proyecto el más alto grado de prioridad y esperamos que en los próximos meses, el GDF (Gobierno del Distrito Federal) y la empresa china 'ZTE' una red inalámbrica de internet para la ciudad", informó Ebrard al anunciar el plan.

En este sentido, Ebrard aseguró ante los medios que esperaba expandir el sistema de internet inalámbrica para que alcanzara a todos los habitantes de la ciudad.

Otra de las novedades anunciadas por el alcalde es que exigirá a los principales funcionarios de su gabinete que acudan a sus trabajos en bicicleta en transporte público no contaminante, en lugar de hacerlo en coche, para intentar paliar los graves problemas de la capital mexicana con los atascos y la contaminación.

Mientras, otros servicios como el suministro de agua --afectado por fugas, baja presión y una excesiva explotación de los mantos acuíferos-- obliga a algunos habitantes a formar largas colas a la espera de que se les entregue el agua a través de camiones cisterna.

En cuanto a la electricidad, los vetustos equipos eléctricos, así como la caída de árboles y fuertes vientos provocan frecuentes apagones en muchas barriadas de la ciudad.

Los ambiciosos planes de Ebrard para colocar a la capital mexicana a la altura de otras ciudades importantes se han hecho evidentes recientemente, cuando su Gobierno anunció que creará playas urbanas temporales y artificiales para los habitantes de la ciudad, como las que existen en París y en otras ciudades europeas.