19 de septiembre de 2012

Aumentan a 134 los presos fugados de la cárcel de Piedras Negras

MÉXICO DF, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades mexicanas han elevado a 134 el número de presos que ayer se fugaron del centro penitenciario de Piedras Negras, ubicado en el estado de Coahuila, en el noreste del país, al tiempo que han anunciado que cinco de ellos ya han sido detenidos.

El procurador de Justicia de Coahuila, Homero Ramos Gloria, ha informado este martes de que, tras hacer un nuevo recuento de los reos que se encuentran en Piedras Negras, han determinado que se fugaron dos reclusos más, por lo que el total asciende a 134.

Las primeras hipótesis apuntan a que los presos se escaparon alrededor de las 15.30 horas (22.30 horas en España) a través de un túnel de siete metros de largo y 1,20 metros de ancho excavado en la carpintería del centro penitenciario, donde amarraron a uno de los guardias de seguridad para que no les delatara.

Sin embargo, Ramos Gloria ha cuestionado esta teoría, indicando que, dado el tamaño del conducto y que la fuga se produjo en apenas 15 minutos, "no todos los presos pudieron salir del túnel". En la misma línea, ha considerado "poco creíble" la versión que señala que los reclusos llegaron a las torres de vigilancia, sometieron a los guardias de seguridad y escaparon.

A pesar de ello, ha subrayado que simplemente son cuestiones que "han llamado la atención de los investigadores por pura lógica". "No me quiero adelantar a las averiguaciones consecuentes que se están llevando a cabo por parte del Ministerio Público", ha sostenido, en declaraciones recogidas por el diario mexicano 'El Universal'.

Por su parte, el secretario de Seguridad Pública de Coahuila, Jorge Luis Morán Delgado, ha informado de que los agentes han conseguido detener a dos hombres y a tres mujeres, aunque en este último caso realmente no habían huido, sino que estaban ocultas en el área de visitas conyugales, por lo que solo siguen huidos 129 reos.

Tras la fuga, la Secretaría de Seguridad ha activado el código rojo, lanzando un operativo de seguridad, en el que participan el Ejército, la Policía Federal y la Policía Estatal, para localizar a los reclusos.

Las autoridades mexicanas también han solicitado la colaboración de Estados Unidos ante la sospecha de que los presos podrían intentar salir del país iberoamericano a través del Puente Internacional que une ambas naciones.