20 de abril de 2006

México.- El autobús siniestrado el lunes en Veracruz no estaba registrado oficialmente y no debió haber circulado

VILLAHERMOSA, 20 Abr. (EP/AP) -

El autobús siniestrado el pasado lunes en el estado mexicano de Veracruz, que tras caer por un barranco de unos 200 metros dejó 58 pasajeros muertos, no estaba registrado oficialmente y no debió haber circulado, según indicaron ayer, miércoles, las autoridades.

El representante de la Secretaría de Transporte en Tabasco --el estado en la costa del Golfo de México de donde eran oriundos la mayoría de los fallecidos--, Ambrosio Zavala, explicó que las placas de circulación del vehículo modelo 1984 no coinciden con las de ningún vehículo registrado a nombre del propietario de la compañía de autobuses, Mario Carrillo. Las autoridades estatales y federales investigan a Carrillo, pero se dio a la fuga tras el accidente y se desconoce su paradero.

Familiares y amigos de los pasajeros se reunieron ayer en distintas ceremonias a lo largo de Tabasco para enterrar a los fallecidos. Una de las asistentes a una ceremonia en Santa Rita, a 50 kilómetros al oeste de Villahermosa (capital de Tabasco), señaló que "no hay razón" para estar tristes "porque esta fue una decisión de Dios y sólo Él conoce el plan para estas familias y la comunidad".

Los investigadores dijeron el martes por la noche que aunque es posible que un fallo mecánica provocara que el sobrecargado autobús perdiera el control del mismo, el conductor no usó adecuadamente una rampa de emergencia que podría haber evitado la caída.

CAPACIDAD PARA 46 PERSONAS

El accidente se produjo en una carretera que une Ciudad de México con la localidad portuaria de Veracruz, en una ruta considerada como una de las más peligrosas del país. Ocurrió a unos 20 kilómetros del pueblo de Maltrata, a unos 200 kilómetros de la capital mexicana.

En el autobús, equipado para 46 personas, viajaban aproximadamente 60, algunos de pie, y trasladaba a fieles de dos grupos religiosos que viajaron al estado occidental de Jalisco para la celebración de la Pascua.

Sólo dos niñas de 8 y 15 años de edad sobrevivieron al accidente. La mayor seguía grave el miércoles, mientras que la más joven sufrió fracturas pero se está recuperando, según el parte médico del hospital Escudero, donde ambas están ingresadas.