1 de julio de 2013

Avistados 11 osos en varios municipios de Nuevo León que buscan agua y alimento

Avistados 11 osos en varios municipios de Nuevo León que buscan agua y alimento
PROFEPA

MÉXICO DF, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) registró 11 avistamientos de osos negros en diversos municipios de Nuevo León en el mes de junio, de los cuales 9 han sido rescatados y regresados a su hábitat, y 2 murieron al ser atropellados por automovilistas.

Especialistas de la Profepa señalan que las altas temperaturas registradas en el estado de Nuevo León, ocasiona que los osos negros busquen donde hidratarse y alimentarse, debido a que en su lugar de origen escasea el agua por falta de lluvias, situación que los obliga a acercarse a la mancha urbana.

Otro factor que propicia los avistamientos de estos mamíferos entre la comunidad, es el incremento de la población, ya que los asentamientos (regulares e irregulares) acaparan zonas aledañas al hábitat del oso negro.

El último avistamiento se registró el pasado 27 de junio, donde un ejemplar juvenil de oso negro deambulaba en una zona habitacional del municipio de Santa Catarina, Nuevo León, por lo que se rescató y se puso en libertad.

Personal de la Delegación de Profepa en Nuevo León, ha dado cuenta de que no todo los osos que merodean en zonas metropolitanas del estado, corren con la suerte de ser rescatados, tal es el caso de un ejemplar juvenil que falleció al ser atropellado por un automovilista el pasado 21 de junio en el municipio de San Pedro Garza García, a causa de una fractura craneoencefálica.

RECOMENDACIONES

La Profepa recomienda tapar recipientes de basura y agua, no dejar expuestos residuos de alimentos, ya que los osos tienen un olfato muy sensible y los hará llegar hasta el lugar donde encuentren comida.

En caso de encontrarse un oso negro, lo más correcto es no agredirlos y comunicarse de inmediato al 066 para que personal de Profepa, Protección Civil y Parques y Vida Silvestre del estado, atiendan la situación y evalúen el riesgo para poderlos reubicar.

Además, una de las indicaciones más importantes es mantener una distancia segura y no obstruir rutas de escape de los ejemplares de oso ante un encuentro más cercano con ellos.

El oso negro es una especie protegida no sólo por la legislación mexicana tanto en la categoría de protección especial como en peligro de extinción, sino también por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

Por ello, el Código Penal Federal recoge que se impondrá pena de uno a nueve años de prisión, y el equivalente de 300 a 300.000 días de multa, a quién trafique, capture, posea, transporte, o acopie a algún ejemplar de oso negro en territorio nacional.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente ha explicado que mantendrá una vigilancia permanente ante los avistamientos de osos negros en Nuevo León, así como en estados del norte del país, para garantizar su protección y preservación.