22 de mayo de 2012

México.- La CIDH condena el asesinato de Marcos Ávila y expresa su "profunda preocupación" por los ataques a la prensa

WASHINGTON, 22 May. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha condenado este lunes a través de un comunicado el asesinato del jefe de la sección de Seguridad y Justicia del diario mexicano 'El Regional', Marcos Ávila, al tiempo que ha expresado "su profunda preocupación por la repetición de gravísimos hechos de violencia contra la prensa en México".

El 17 de mayo, un grupo de tres hombres armados y encapuchados interceptó a Ávila a la entrada de un túnel de lavado de vehículos de Ciudad Obregón, ubicada en el estado de Sonora (noroeste). Según varios testigos, citados por el diario 'Milenio', le preguntaron si era periodista y al responder afirmativamente se lo llevaron en un coche de la marca Excalibur.

Un día después del secuestro, el cadáver de Ávila apareció en una carretera local con signos de tortura y con un mensaje del crimen organizado, cuyo contenido no ha trascendido a los medios de comunicación.

La CIDH ha instado a las autoridades mexicanas a "realizar una investigación diligente, oportuna y exhaustiva que agote adecuadamente la hipótesis según la cual la causa del crimen ha sido la actividad periodística" y que incluya entrevistas con sus familiares y sus jefes. De forma paralela, el organismo regional ha iniciado sus pesquisas.

Además, ha recordado que, con el de Ávila, ya son cinco los profesionales de los medios de comunicación que han muerto de forma violenta en México en lo que va de año. El 28 de abril apareció en Veracruz el cadáver de la periodista Regina Martínez y el 3 de mayo aparecieron en Veracruz los cadáveres de los fotógrafos Gabriel Huge, Guillermo Luna y Esteban Rodríguez y el de la trabajadora del diario 'El Dictamen' Irasema Becerra.

"Los ataques contra la prensa en México han obligado a numerosos medios de comunicación, como medida de seguridad, a renunciar a la publicación de noticias acerca del crimen organizado, privando así a toda la sociedad mexicana de información vital", ha denunciado.

Por ello, ha instado al Estado mexicano a "hacer de manera inmediata todo lo que esté a su alcance para frenar la ola de violencia contra los periodistas, combatir la impunidad e impedir el silenciamiento de los medios de comunicación".

En concreto, ha subrayado la urgencia de "implementar una política de protección para los comunicadores, romper el ciclo de impunidad que invita a los criminales atacar a los periodistas y entender que proteger a la prensa y a los defensores de Derechos Humanos es esencial para el combate integral de la delincuencia y la protección de la democracia".