11 de mayo de 2006

México.- Cientos de personas bloquean cuatro vías de entrada a Ciudad de México en protesta por los sucesos de Atenco

Fox asegura que si se han cometido excesos por parte de la policía "se ejercerá la acción de la Justicia"

MÉXICO DF, 11 May. (EUROPA PRESS) -

Cientos de personas bloquearon hoy cuatro vías de acceso a Ciudad de México en protesta por los sucesos del municipio de San Salvador de Atenco y como muestra de apoyo a las 189 personas que fueron detenidas cuando la policía entró por la fuerza en la localidad.

Por un lado, unas 200 personas se manifestaron en la autopista México-Puebla, a la altura del Eje 10 Sur, mientras que la incorporación de la carretera Texcoco-Los Reyes a la calzada Zaragoza también permanece cerrada por las protestas.

Asimismo, aproximadamente 100 estudiantes del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) Oriente y miembros del Frente Popular Francisco Villa bloquearon las Avenidas Guelatao y Fuerte de Loreto, al este de Ciudad de México, según informa el diario mexicano 'El Universal'.

17 PERSONAS EN LIBERTAD

Por otra parte, un total de 17 personas, la mayoría estudiantes de la Universidad de Chapingo, fueron puestas en libertad del penal de Santiaguito, donde permanecían retenidas por los incidentes de la pasada semana en San Salvador de Atenco. Uno de ellos, Édgar Santiago, estaba ingresado en el hospital de la capital por las lesiones que sufrió durante los disturbios.

En total, 189 personas fueron arrestadas por los hechos violentos. No obstante, el juez ordenó la libertad de las 17 ya mencionadas y declaró prisión contra las 172 restantes, entre las que se incluyen presuntos zapatistas, estudiantes y una indígena mazahua.

De éstos, un total de 144 podrán salir libres bajo fianza y 28 tendrán que permanecer en la cárcel, ya que se encontraron pruebas para procesarlos por secuestro equiparable, considerado como grave en la legislación local.

"RESPETO A LOS DERECHOS HUMANOS"

En Viena, el presidente mexicano, Vicente Fox, pidió a los cuerpos policiales "no dejar de lado el esfuerzo" para "llevar la paz" a San Salvador de Atenco, y señaló que "antes, durante y después" de los disturbios, en el que murió una persona y resultaron heridas más de 200, se privilegió "el diálogo como medio para evitar la confrontación".

Asimismo, destacó que el Gobierno buscará "el pleno respeto de los derechos humanos", pero también la "aplicación de la ley en aquellos que violentaron el Estado de Derecho". Fox realizó estas declaraciones en Viena, donde asiste a la Cumbre UE-América Latina y Caribe, tras la reunión que mantuvo con su homólogo austriaco, Heinz Fischer.

Durante el encuentro, se escuchó en las calles a una docena de personas gritando consignas en su contra por los incidentes violentos en San Salvador Atenco, y lo acusaron de ser responsable de actos de represión en contra de los habitantes del lugar.

En este sentido, el presidente mexicano aseguró que su Gobierno abrirá el "espacio para las investigaciones", que podrán aclarar si en estos incidentes se dieron excesos por parte de la autoridad policial y "se podrá ejercer la acción de la Justicia".

No obstante, Fox aclaró que los jueces son los que tienen la "última palabra" sobre este caso, y subrayó que en su Gobierno "no hay nada que ocultar". "Si hay excesos ciertamente deben de ser castigados por la vía de la aplicación de la ley, e igual por esta vía hay detenidos que violentaron la situación de tranquilidad y paz de las familias en este poblado", concluyó.