9 de enero de 2007

México.- Comienza a funcionar el seguro médico para bebés que no tengan acceso a los servicios oficiales de salud

CIUDAD DE MÉXICO, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

Ya ha comenzado a funcionar en México el Seguro Médico para una Nueva Generación que prometió el presidente, Felipe Calderón, para los niños nacidos a partir del pasado 1 de diciembre y que no tengan acceso al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) o al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

El coordinador del Seguro Popular, Juan Antonio Fernández, explicó que bastará con que los padres presenten el acta de nacimiento de su hijo en las unidades médicas estatales y federales de la Secretaría de Salud para que el menor quede protegido, al tiempo que aclaró que la atención del bebé será únicamente en unidades de primer nivel (clínicas) y que la misma será de por vida.

Fernández adelantó que en comunidades donde no haya centros de salud cercanos, este programa operará con la ayuda de la red hospitalaria del IMSS-Oportunidades, ISSSTE, la empresa Petróleos Mexicanos (Pemex) y las secretarías de la Defensa y de la Marina, así como de hospitales privados y organizaciones no gubernamentales.

Asimismo, destacó que se prevé que alrededor de 20.000 niños (aproximadamente los que nacen cada año en comunidades indígenas y rurales alejadas de los centros de salud estatales) serán atendidos por esta red hospitalaria, según informa el diario local 'El Universal'.

En un recorrido por diversos hospitales infantiles, padres de familia con hijos recién nacidos que fueron consultados sobre este nuevo programa gubernamental de salud afirmaron no tener información del mismo, pero coincidieron en que tener un seguro médico gratuito es bueno porque la atención médica de un niño resulta muy cara.

Sin embargo, también subrayaron que este seguro médico gratuito tiene que ir acompañado de más personal médico y de especialistas. "De nada sirve que nos digan que nuestros bebés quedarán protegidos si no se trasladan de su comunidad a un hospital de alta especialización para que sean atendidos, porque en el centro de salud no hay suficientes médicos ni especialistas", señalaron.

224 MILLONES DE EUROS

Por otro lado, Fernández comentó que en 2007 se prevé una afiliación de 743.000 niños que no cuentan con seguridad social, de un total de casi dos millones de pequeños que nacen cada año en México. Para la operación de este programa, agregó, se tiene previsto 3.200 millones de pesos (224,7 millones de euros).

De acuerdo con las estimaciones del Gobierno, para el seguro de cada niño destinarán alrededor de 2.000 pesos (140 euros), recursos que provendrán del Seguro Popular, y en caso que el menor presente enfermedades más graves será protegido con los recursos del Fondo de Gastos Catastróficos del Seguro Popular.

Con este seguro médico, afirmó el coordinador del Seguro Popular, los recién nacidos estarán protegidos de las principales enfermedades que se presentan en los primeros cinco años de vida, pero sobre todo en el primer mes, que es en el que se presenta el mayor número de casos de muerte infantil neonatal.

Las causas directas son en su mayoría evitables y se asocian con los niños prematuros (bajo peso al nacer), anomalías congénitas del corazón y anencefalias, así como problemas respiratorios del recién nacido.

AMPLIADO A 212 ENFERMEDADES

Para los operadores de este seguro médico gratuito, estos padecimientos no representan altos costes. De ahí, explicó Fernández, que se haya incrementado el catalogo de intervenciones a 212 enfermedades, "con las que el recién nacido estará protegido".

De acuerdo con el informe 'Salud: México 2001-2005', el 51 por ciento de las muertes de niños menores de cinco años ocurre en el primer mes de vida. En este país, la mortalidad neonatal (riesgo de morir durante el primer mes de vida) se ubica en 14,2 por mil nacidos vivos, cifra que para la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF, aún es alta.

Los estados de Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Puebla y Veracruz, son los que presentan más incidencia de mortalidad infantil neonatal, según cifras oficiales.