13 de octubre de 2006

México.- Una comisión de senadores decide si el gobernador del estado de Oaxaca debe dejar su cargo tras los conflictos

MÉXICO DF, 13 Oct. (EUROPA PRESS) -

La comisión del Senado encargada de analizar el conflicto del estado sureño de Oaxaca terminó hoy sobre las tres de la madrugada su serie de consultas con los distintos sectores sociales y políticos de este estado y regresó a la ciudad de México para realizar el dictamen que determinará si hubo o no desaparición de poderes.

Los senadores Alejandro González Alcocer, del PAN; Tomás Torres, PRD Y Ramiro Hernández, del PRI, finalizaron su periplo con una visita a la zona de las barricadas que estableció la emisora radiofónia 'La Ley' después de que unos veinte colonos les pidieron que conocieran las condiciones que han soportado durante la resistencia civil que duró cuatro meses.

Los tres legisladores tuvieron que trasponer las barricadas, las fogatas, los tendidos de alambre y los campamentos con lonas de plástico, donde decenas de mujeres y hombres hacen guardia en espera de una solución a sus demandas o una confrontación con la policía del estado, con la Federal Preventiva o hasta con el Ejército o la Marina, ellos creen.

Las 20 horas de estancia que duró la visita no fueron suficientes para conocer el fondo del conflicto, admitieron en privado los legisladores, pero dejaron la certeza de que la irritación social es muy profunda.

Según recoge hoy el diario 'El Universal', tras concluir una visita de un día, una comisión de senadores se dispone a redactar un informe sobre el conflicto en la capital del estado sureño de Oaxaca y sobre si el gobernador debe dejar el cargo.

El senador del partido izquierdista de la Revolución Democrática, Tomás Torres, comentó que entregarán la próxima semana a la Comisión de Gobernación de la cámara alta, encargada de revisar el conflicto en la ciudad colonial localizada a unos 350 kilómetros de la capital mexicana.

La comisión acordó no emitir juicios y limitarse a elaborar una relación sobre lo que sus integrantes observaron desde que llegaron ayer a Oaxaca y hasta que concluyeron sus actividades la madrugada de hoy, dijo Torres.

Los senadores se entrevistaron con los distintos actores de un conflicto que se han prolongado casi cinco meses y en el que maestros de educación básica y organizaciones agrupadas en la llamada Asamblea Popular del Pueblo de Oaxaca (APPO) demandan la salida del gobernador Ulises Ruiz, del PRI, a quien califican de "represor".

Los manifestantes mantienen bloqueada Oaxaca y tomados varios edificios gubernamentales. Para reunirse con el gobernador, la comisión legislativa tuvo que trasladarse al hangar del gobierno local en el aeropuerto de la localidad.

Según las leyes mexicanas, el Senado puede declarar la disolución o "desaparición de poderes" en un estado cuando se configuren algunos supuestos como que los titulares de los poderes locales hayan causado o propiciado conflictos que afecten la vida de un estado.

La desaparición de poderes implica el retiro de un gobernador del cargo y el nombramiento por parte del Senado de un mandatario interino, quien a su vez debe convocar a elecciones legislativas y de gobernador y nombrar miembros provisionales del Poder Judicial local.

La visita de los legisladores estuvo precedida el miércoles por un tiroteo que dejó al menos dos heridos, cuando miembros de la APPO intentaron tomar un edificio gubernamental, lo que marcó el resurgimiento de la violencia en la localidad.