México compensará económicamente a las familias ecuatorianas por la brutal masacre de migrantes en 2010

México compensará económicamente a las familias ecuatorianas por la brutal masacre de migrantes en 2010
22 de agosto de 2018 TWITTER

QUITO, 22 ago (Reuters/Notimérica)

Las autoridades mexicanas informaron este miércoles que compensarán económicamente a las familias de seis ecuatorianos víctimas de una brutal masacre ocurrida en 2010 en el norte de México, como parte de una reparación integral acordada entre ambos países.

Los seis ecuatorianos formaban parte de un grupo de 72 inmigrantes, la mayoría centroamericanos, que habrían muerto a manos los sanguinarios Zetas, un antiguo brazo armado del cártel del Golfo, formado en su mayoría por exmilitares de élite. Entre las víctimas que lograron la reparación hay un sobreviviente.

"Las medidas de compensación fueron determinadas de acuerdo con los estándares internacionales en la materia en rubros de daño moral, lucro cesante y apoyo de gastos funerarios en los casos correspondientes", dijo el comisionado de Atención a Víctimas de México, Sergio Rochín del Rincón.

Autoridades hallaron los cuerpos dentro de una bodega en el municipio de San Fernando, en el violento estado de Tamaulipas. La masacre ha sido considerada como uno de los mayores hallazgos de cuerpos en medio de la ola de violencia de los cárteles del narcotráfico.

Ecuador impulsó desde el 2013 gestiones diplomáticas para lograr la reparación integral a las familias de las víctimas directas e indirectas del hecho, que suman en total unas 48 personas. Esta es la primera reparación que se hace por el caso.

La reparación, que sería entregada en un mes, incluye además la restitución de bienes materiales y una rehabilitación a las familias.

"A nombre del Estado mexicano expreso mi más profundo pesar por aquello que ocurrió a sus connacionales en un país hermano. Esto nunca debió suceder. San Fernando no debe repetirse", agregó a periodistas el funcionario.

Cada año, miles de migrantes que huyen de la violencia y pobreza de sus países se aventuran en un largo y peligroso paso por México para llegar a Estados Unidos. En el trayecto, muchos son secuestrados, asesinados e incluso abusados sexualmente por integrantes de grupos criminales.