28 de febrero de 2007

México.-La Corte Suprema mexicana establece que los militares infectados de VIH no pueden ser expulsados del Ejército

MÉXICO (EP/AP)

La Corte Suprema de Justicia mexicana determinó ayer que es inconstitucional que las Fuerzas Armadas retiren a los militares que son portadores del virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) por considerar que tal acción viola el principio de igualdad y de no discriminación.

Después de cinco sesiones de debate sobre el caso, los jueces determinaron en una votación de ocho a favor y tres en contra, que no puede declararse "inútil" a un portador del virus.

"No procede en automático la causal de retiro de las Fuerzas Armadas, sea ejército o marina, por el sólo hecho de estar infectado de VIH", declaró el juez José Ramón Cossío Díaz en rueda de prensa después de la votación.

Por ello, la Corte le ordenó a la secretaría de la Defensa Nacional y de Marina que reincorporen a sus filas a cuatro hombres dados de baja cuando se les detectó el virus.

El presidente del máximo tribunal, Guillermo Ortiz Mayagoitia, dijo que la decisión no impide al Ejército dar de baja a soldados que hayan desarrollado el virus del sida o que un dictamen médico establezca que están físicamente impedidos de realizar el servicio activo.

"Es muy previsible que, a partir de este criterio mayoritario de la Suprema Corte, pues empecemos a ver en el país que se consideren estas condiciones" en casos similares, dijo Cossío Díaz.

Uno de los militares retirados por el Ejército y que impugnó la decisión murió antes de que la Corte Suprema tomara parte en la disputa, por lo que los jueces determinaron que "se le va a considerar como una persona que estuvo al momento de fallecer en condición de (militar) activo y a partir de eso se harán los pagos de prestaciones que corresponden a su familia".

La ley que regula las bajas del ejército vigente desde el 2003 contempla una lista de más de 200 enfermedades contraídas fuera de servicio militar activo que, de afectar al soldado por más de seis meses, provocan su baja.

Quienes llevan más de 20 años de servicios reciben una pensión y mantienen el derecho a atención médica, pero los demás sólo reciben una liquidación y pierden cualquier otro derecho.