30 de enero de 2012

México.- La Cruz Roja denuncia el riesgo que corren sus trabajadores en Ciudad Juárez con el aumento de la violencia

MÉXICO DF, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha denunciado este lunes el aumento de la violencia del crímen organizado en Ciudad Juárez, en el norte de México, lo que ha elevado el riesgo de sus trabajadores y ha afectado a las labores que realiza la organización en la ciudad.

Según las autoridades mexicanas, al menos 3.100 personas murieron en 2010 en dicha localidad en crímenes relacionados con el tráfico de drogas. La violencia ha provocado que los sanitarios arriesguen sus vidas para tratar a los heridos y en muchas ocasiones ha impedido que se trate a algunas víctimas.

"Cuatro enmascarados entraron en un centro médico en la ciudad. Nos apuntaron con sus armas y también a los pacientes en la sala de espera. Nos tiramos al suelo y uno de ellos encontró al que buscaban y le mató", comentó Francisco, trabajador de la Cruz Roja. Después, según Francisco, los asesinos abandonaron el hospital y el personal comenzó a tranquilizar al resto de pacientes.

Según el CICR, durante los últimos tres años han aumentado los delitos relacionados con el crimen organizado lo que ha obligado a la organización a contratar nuevos trabajadores y abrir otro centro en la localidad.

Raúl, otro trabajador de la Cruz Roja, explicó que "la violencia ha crecido tanto" que han tenido que aumentar los servicios para la comunidad. El número de ambulancias ha pasado de 15 a 35.

El médico Javier, otro trabajador de la organización, indicó que normalmente reciben llamadas de accidentes de tráfico y de enfermos, pero que las víctimas de disparos "se han convertido en algo habitual". Además, las víctimas suelen morir antes de que lleguen las ambulancias y la mayoría son atendidos en estado crítico, indicó.

Jorge, uno de los coordinadores de ayuda de emergencia en Ciudad Juárez, explicó que la organziación cambió su modo de actuar. "Hace unos años nos acercábamos a la zona del incidente de forma libre, pero hemos tenido que desarrollar un protocolo específico para atender las emergencias", explicó.

NUEVO PROTOCOLO

Cuando la Cruz Roja recibe una llamada de que se la necesita, sus miembros deben confirmar que la Policía está en el lugar y que la víctima está viva y herida. La ambulancia solo puede acceder a la zona cuando la Policía haya asegurado la zona y deben evacuar al paciente bajo estrictas medidas de los cuerpos de seguridad.

"Acceder a un paciente que lo necesita se está conviertiendo en un reto ya que nuestras frecuencias de radio suelen verse interferidas por avisos a nuestros equipos de que estén atentos o se mantengan a apartados del lugar de un incidente", indicó el CICR en un comunicado.

La Policía "emite canciones famosas durante 20 ó 30 segundos por nuestras frecuencias y luego nos dicen que no nos acerquemos a un área determinada", explicó Francisco.

"Sin duda, los paramédicos, doctores y enfermeros de la Cruz Roja están trabajando en una ciudad peligrosa, pero a pesar de que se enfrentan a grandes amenazas personales, están comprometidos con la atención a los pacientes para que obtengan el tratamiento médico que necesitan y se merecen", señaló el comunicado.

Para Javier, se trata de una vocación. "Me gusta lo que hago. Es algo que no dejaría de hacer nunca. Sé que siempre hay alguna forma con la que puedes ayudar y diminuir su dolor", añadió.