14 de junio de 2011

El 70% de las armas decomisadas en México entre 2009 y 2010 procedían de EEUU

WASHINGTON, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

El 70 por ciento de las armas decomisadas en México entre 2009 y 2010 procedía de Estados Unidos, lo que representa un total de 20.504 armas, según revela un informe elaborado por la Oficina de Explosivos y Armas (ATF).

"Este reporte confirma lo que muchos de nosotros ya sabemos", ha dicho el senador demócrata Charles Schumer, de acuerdo con la nota divulgada por el órgano legislativo y recogida por la cadena británica BBC.

"El Congreso ha estado virtualmente moribundo mientras las poderosas organizaciones narcotraficantes mexicanas continúan teniendo un acceso sin control a las armas de asalto de Estados Unidos", ha agregado.

En este sentido, ha apuntado que pese a las iniciativas aprobadas por el Senado de Estados Unidos para reforzar la seguridad en la frontera sur, "aún es demasiado fácil que los capos de la droga mexicanos tengan acceso a armas militares" en este país.

Así, Schumer y los otros dos senadores que han presentado el informe --los también demócratas Dianne Feinstein y Sheldon Whitehouse-- han apuntado la necesidad de restaurar la prohibición de vender armas militares a civiles, así como de informar acerca de las ventas de grandes cantidades de armas.

"Son medidas de sentido común que ayudarán a proteger nuestras fronteras y a mantener las armas peligrosas fuera de las manos de las pandillas mexicanas y los cárteles de la droga", ha indicado Whitehouse. "Tenemos que redoblar nuestros esfuerzos para mantener las armas de fuego lejos de su alcance", ha agregado Schumer.

REPROCHES DE CALDERÓN

Este informe se publica apenas un día después de que el presidente mexicano, Felipe Calderón, de visita en San José (California), señalara a la industria armamentística estadounidense como la responsable del incremento de la violencia en el país latinoamericano.

"¿Por qué sigue este negocio de armas? Yo lo digo abiertamente: por el lucro, por las ganancias que le produce a la industria armamentística norteamericana este asunto", dijo Calderón, al tiempo que indicó que del total de armas decomisadas por las fuerzas de seguridad mexicanas en los últimos cuatro años el 85 por ciento habían sido vendidas en una tienda estadounidense.

En este contexto, el mandatario apuntó a la derogación de la ley que prohibía la venta de armamento militar a civiles, como la principal causa del incremento de la violencia en su país. "Si ustedes observan la Assault Weapons Ban expiró en el 2004 y la violencia empezó a crecer desde 2005. Tomó una espiral hacia arriba durante estos últimos seis años", destacó.

La vigencia de dicha norma expiró en 2004, sin que el Congreso estadounidense lo haya remediado. La prohibición tiene su origen en la moratoria a este tipo de comercio que el ex presidente estadounidense Bill Clinton firmó en 1994.

Desde que Calderón asumió el poder, en diciembre de 2006, más de 37.000 personas han sido asesinadas en hechos violentos en los que habrían participado miembros de los cárteles del narcotráfico mexicanos, que mantienen una encarnizada guerra por el control del mercado de la droga estadounidense.